Foto: Internet.
Seis capítulos no fueron suficientes para darle una conclusión coherente a una de las más populares y aclamadas series de la última década.

¡Vaya viaje! En 2011 llegó a las televisiones de todo el mundo —las que cuentan con HBO al menos— una serie que muy pronto se convirtió en la favorita de millones y este domingo 19 de mayo del 2019 llegó por fin a su conclusión.

Adaptada de la serie de libros de George R. R. Martin, se ganó la fama de romper con las expectativas del género de fantasía pero luego de que en su quinta temporada se les acabara el material base, pues el autor aún no termina de publicar la historia completa, los productores D. B. Weiss y David Benioff colocaron sobre sus hombros el peso de todo un fenómeno.

Las últimas dos temporadas sorprendieron a los fans pues su duración resultó menor de los diez capítulos habituales, con 7 en la séptima y 6 en la octava, y la calidad del show, muchos lo destacaron, comenzó a decaer.

Con esto muchos se preguntaron si el final de la serie estaría a la altura y luego de que el quinto episodio “Las Campanas” tuviera el más bajo puntaje en la historia del show en el sitio Rotten Tomatoes —menor de 50 por ciento de críticas positivas— el último capítulo “El Trono de Hierro” otorgó una conclusión satisfactoria pero lejos de lo que pudo llegar a ser de haber conservado su calidad.

Tras la masacre que Daenerys Targaryen provocó en King’s Landing luego de perder por completo la cabeza, este episodio comienza entre la ceniza y las secuelas de tan cruel conquista, con Tyrion y Jon incrédulos de lo que la realidad en quien tanto confiaban para ser una líder justa fue capaz.

Foto: Internet.

Antes de enfrentarse con su reina, el enano Lannister encuentra los cadáveres de sus hermanos en una de las criptas del castillo y les llora unos momentos antes de subir y, frente a todo el ejército de Inmaculados y Dothraki —contados entre los miles, de manera curiosa pues parecía que todos murieron en la Batalla de Winterfell hace unos capítulos—, quienes la aclaman, renuncia a su puesto como Mano de la Reina, por lo que es apresado.

Jon lo visita en su improvisada celda en algún cuarto de la derruida fortaleza y Tyrion, en un intercambio con muchos guiños al pasado, intenta hacerle ver el error que cometieron y busca convencerlo de traicionar a su reina, pero el oculto heredero Targaryen continúa dubitativo.

No es sino hasta que encuentra a Dany a punto de tomar su “legítimo” lugar en el Trono de Hierro, el cual ahora se encuentra en medio de un castillo en ruinas, con nieve cayendo como en la visión que tuvo en la temporada 2, que reconoce la verdadera cara de su amada.

Se notó lo mucho que sufrió, pero tras escucharla decir que liberaría al mundo —eufemismo que ella misma se inventó para decir que lo conquistaría— y de minimizar las muertes de los miles de inocentes calcinados por Drogon, Jon la apuñala en el corazón y ella traicionada por su amor, muere rápidamente.

Esto su dragón lo resiente y pronto vuela hasta la sala del trono y de manera infructuosa la empuja con su hocico, buscando reanimarla de algún modo, pero viendo que está muerta gruñe de tristeza y agonía y se muestra amenazador contra Jon, quien está dispuesto a morir si ese es su destino.

Pero no lo fue. A pesar de que en muy pocas ocasiones los dragones mostraron inteligencia superior a la de un animal ordinario Drogon demostró en ese momento tener tal conocimiento de las dinámicas de poder y lo que realmente causó la muerte de su madre que derrite con su fuego el Trono de Hierro, dejándolo hecho solo una pasta amorfa de metal sobre el suelo y, aparentemente, consciente de que Jon hizo lo correcto, le perdona la vida, toma el cuerpo de Daenerys y vuela hacia el horizonte.

Foto: Internet.

En ese momento el capítulo hizo un corte a negro y dio un salto en el tiempo, aunque no especifica de cuanto, pero sí fue el suficiente para que todos los señores de Westeros —incluidos Gendry Baratheon y, por alguna razón, Davos Seaworth— se encuentren reunidos en las ruinas del Foso de los Dragones —donde la temporada pasada le mostraron a Cersei un caminante blanco— con la intención de llegar a un acuerdo sobre las vidas de Tyrion y Jon —quien aparentemente fue perdonado por los inmaculados, a pesar de su fiera lealtad a Dany, y solo fue apresado— y sobre el futuro de los Siete Reinos, que se encuentran efectivamente sin líder en ese momento.

Tras un breve intercambio entre los presentes —y una escena donde aparentemente Edmure Tully quiere postularse como el mejor candidato para el figurativo trono antes de ser detenido por su sobrina Sansa Stark— Sam Tarly propone darle la opción al pueblo de elegir a sus gobernantes, propuesta que es recibida con burlas por parte de todos.

Es Tyrion quien se encarga de ofrecer una alternativa más sensata para los orgullosos señores al señalar que sea de entre ellos que se elija al nuevo rey, uno verdaderamente apto y responsable con su puesto, quien no heredará la corona y argumentando que “las historias son importantes para el pueblo” nomina a Bran Stark para ser el nuevo líder de los Siete Reinos.

Todos aceptan a este nuevo monarca, incluida Sansa, quien lo hace bajo la condición de hacer del norte un reino independiente y nombran así a Bran el Roto el nuevo rey de los Seis Reinos —incluidas las Islas del Hierro, pues aparentemente a Yara Greyjoy ya no le importaba su independencia a pesar de que la temporada pasada la negoció a cambio de su apoyo con Daenerys—.

Foto: Internet.

Y de un modo no muy en línea con la fama que Game of Thrones se ganó en los años les da un final feliz a todos los sobrevivientes. Sansa se convierte en la Reina del Norte, Arya viaja hacia el oeste de Westeros a tierras inexploradas en busca de aventuras, Tyrion es convertido en Mano del Rey, otra vez, y se salva de que los Inmaculados lo ejecuten.

Greyworm, por su parte, navega hacia la isla de Naath, tierra natal de Missandei, al frente de sus guerreros, dispuesto a defender ese territorio de los piratas y esclavistas, mientras que Brienne se convierte en la Señora Comandante de la Guardia Real, puesto previamente ocupado por su amado Jaime, cuya entrada en el libro de los antiguos Comandantes ella se dedica a llenar con orgullo y el corazón destruido.

El nuevo consejo real se compone por Davos Seaworth como Maestro Naval, Sam Tarly como Maestr Real, Bronn recibe su paga y además de convertirse en el señor de Altojardín como Tyrion lo prometió es nombrado Maestro de la Moneda y Bran, en su nueva posición como rey parece estar más preocupado por buscar al dragón prófugo y, muy probablemente, controlarlo con sus poderes.

El consejo de señores de Westeros y el nuevo “Rey de los Tres Ojos” determina “castigar” a Jon Snow mandándolo nuevamente al muro como miembro de la Guardia de la Noche, donde se encuentra con Tormund y los salvajes, a quienes guía nuevamente al norte de la muralla de hielo, ahora libre de enemigos, listos para retomar sus tierras, en la última escena de toda la serie, que se va con esperanza.

Game of Thrones concluyó en menos de 6 capítulos las historias de cientos de personajes, contadas a lo largo de los 9 años y más de 70 episodios. Y lo logró, a cierto nivel de satisfacción, con opiniones divididas y a costa de la prisa por terminar, licencias artísticas e incoherencias, pero por fin terminó.

 

Calificación: 7 de 10