Gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Foto: Cuartoscuro
De acuerdo a la denuncia que fue enviada a la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados y a la cual se tuvo acceso, el combustible estaría entrando por las aduanas de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo

La red de empresas importadoras, personas físicas, transportistas y gasolineras que introducen combustible de Estados Unidos a México, de manera ilegal, y está generando una evasión fiscal de unos 500 millones de pesos, estaría ligada al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, lo que estaría investigando la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo a la denuncia que fue enviada a la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados y a la cual se tuvo acceso, el combustible estaría entrando por las aduanas de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

Dicha red presuntamente involucra al menos a unas 200 empresas, entre comercializadoras, transportistas y gasolineras que ofrecen el litro de gasolina magna a un precio mucho más bajo, de hasta tres pesos, que la que vende los expendios de Pemex y con lo que estarían evadiendo impuestos de importación, Valor Agregado (IVA) y Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

De acuerdo a la denuncia, la red inicia con el importador Nexoil, dirigido por Guillermo Pazarán, que le compra combustible a las empresas texanas Energy International LLC y Serv Energy LLC, en cantidades mayores a las permitidas por la Secretaría de Energía. 

Para evadir este “candado”, ese grupo utilizaría documentación alterada y los combustibles excedentes a lo permitido serían declarados, con etiquetas falsas, como lubricantes, refinados de petróleo, aditivos, petroquímicos y otros derivados, para evadir el pago del IEPS.

Después recurren a Marlaya (permiso de comercialización H/21915/COM/2018) y a Karina Melissa Guerrero Rodríguez, en Tamaulipas (permiso de H/22244/COM/2019), para vender el combustible al público; sin embargo, los procedimientos legales de importación son clonados, alterados y copiados, hasta en 50 ocasiones, para simular la procedencia legal de dicho combustible.

Además, de acuerdo con la denuncia, para transportar el combustible recurren a Autotransporte de Carga Especializados Marvic, que no cuentan con permiso de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para este fin y a Leonel Guadalupe Jiménez Pérez, que circulan sin los permisos legales requeridos para mover combustibles.

Marvic, dice la denuncia presentada a través de su representante Víctor Vélez, pacta las cuotas para introducir el combustible al país con funcionarios del gobierno de García Cabeza de Vaca.

Así llegaría el combustible a los vendedores finales, entre ellos Gasolinera Bravo, Servicios Revolución, Servicios Auxiliares de Sinaloa, Servicio Express de Bachigualato; además Kail Servicios, El Rayo Servicios, Centro Trailero El Pueblito, Gasolineras Rinde Más y Servicios Tepuche. También a Maquiladora Lubricantes provee además en Sinaloa, a las empresas Diesel Max Internacional y Marissa del Carmen Heras López, Faja de Oro Abastos, y en Chihuahua, a Energética Carvel, S.A. de C.V.

De esta forma, Karina Melissa Guerrero habría facturado 3 mil 348 millones de pesos de gasolina y diésel sólo entre noviembre y diciembre de 2020, ofreciendo precios tres pesos más bajos que las gasolineras Pemex. 

Por otra parte, indica la denuncia, además del personal de aduanas, también estaría involucrada la Guardia Nacional y la policía estatal de Tamaulipas, que permite el tránsito de los autotanques y pipas que llevan el combustible sin cumplir con las normas de seguridad. También se involucra a César Augusto Verástegui Ostos, secretario general de gobierno de Tamaulipas.

Incluso, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) no ha atendido las denuncias sobre los precios que ofrecen las gasolineras y que están por debajo del costo de adquisición.