Archivo
El gobernador Jaime Rodríguez confirmó que estará presente en ambos juegos de la Final en condición de aficionado.

MONTERREY.- El gobierno de Nuevo León anunció ayer que no negociará con las televisoras para “abrir” la señal de la Final entre Tigres y Pumas, pero a cambio colocará pantallas gigantes en la Macroplaza.

Cabe aclarar que ningún partido de local de los equipos regios es transmitido por señal abierta, por lo que aplica el “pago por evento”, una cuestionada medida que sólo se considera para Monterrey.

Asimismo, el gobernador Jaime Rodríguez confirmó que estará presente en ambos juegos de la Final en condición de aficionado.