Fotos: Francisco Rodríguez
Zoraya Becerra y Luis Armendáriz denunciaron que una tubería del Simas San Pedro cruza arbitrariamente su terreno y el de otras personas, en el ejido Agua Nueva

Zoraya Becerra y Luis Armendáriz denunciaron que una tubería del Simas San Pedro cruza arbitrariamente su terreno y el de otras personas, en el ejido Agua Nueva, sin embargo, al pedir que les solucionaran el problema, personal de la paramunicipal les dijo que ellos tendrían que resolverlo antes de poderlos conectar.

Zoraya y Luis compraron el terreno en mayo pasado, pero desde entonces han vivido un calvario alrededor de su propiedad: desde la omisión del municipio para la intervención del cierre de colonia por parte de particulares, hasta la postura del Simas de no querer conectarlos al agua y drenaje.

“Estamos en la construcción, queremos hacer el contrato de drenaje y agua, acude gente del Simas y resulta que pasa una tubería por el terreno de nuestra propiedad y por otros terrenos donde no hay construcción”, contó Zoraya.

Un empleado del Simas, de nombre Simón, les dijo “solucionen el problema y luego les conecto”. Y la pareja quiso exponer este caso porque consideran que es un problema que le corresponde al municipio, pues en su momento decidieron construir la tubería por terrenos privados sin ninguna autorización y ahora pretenden que sean los ciudadanos quienes muevan dicha obra.

Además, desde hace meses han vivido las prácticas “despóticas” de un grupo de vecinos de la colonia la Quinta, fraccionamiento contiguo a su terreno en Agua Nueva, quienes según Zoraya y Luis, están aferrados a que no construyan frente a sus casas.

“Buscan apoderarse de las calles y hacer privada una colonia que no es. En un principio presidencia me decía que era privado y que ellos podían hacer lo que quisieran como levantar bardas pero ya se determinó que no es, pidieron quitar la barda pero no les hacen caso”, reclamó Zoraya.

El matrimonio denunció la privación y cierre de calles, pues en una de ellas levantaron una barda que impide el acceso. “No quieren que la gente pase por ahí porque está el ISSSTE, no quieren que pase la gente por ‘su calle’”, comentó Luis. En otras calles pusieron levantaron jardineras, también para impedir el acceso y en algún momento querían levantar una cerca en la banqueta para obstruir la calle.

Zoraya Becerra recordó que prácticamente fue desde que inició su construcción, que comenzó a sufrir los desplantes de los vecinos, entre ellos doctores o exfuncionarios.

De hecho, Zoraya y Luis mostraron un oficio firmado por los vecinos dirigido a la presidenta municipal Patricia Oralia Grado, donde solicitan la “intervención” para verificar la construcción de Zoraya y Luis, y “sea supervisado para que no se conecte a los servicios públicos municipales de nuestra colonia como son el agua, drenaje, luz, ya que dichos servicios están limitados a nuestra área habitacional”, dice el oficio. Para el matrimonio estas conductas son “ridículas”, pues hasta le llegaron a llevar una pipa en su material de construcción, situación que sólo se pudo solucionar debido a la intervención del diputado Édgar Sánchez.

Entre los firmantes está la esposa de un exdirector de obras públicas del municipio y doctores del ISSSTE que presumen su cercanía con la presidenta municipal, doctora de profesión.

Sin embargo, Zoraya y Luis expusieron que han tenido todo en regla en cuanto a la construcción y que inclusive, pese que en un inicio las autoridades municipales mostraban favoritismo hacia la parte contraria, ya han determinado que las calles son públicas y que su construcción está conforme a derecho.