I. SIN ATENDER

El 6 de febrero pasado el presidente del Consejo de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, lanzó un S.O.S al Gobierno Federal para impulsar una política arancelaria de largo plazo. La postura de AHMSA es que, de no lograrse esta política, que proteja a la industria acerera nacional, entonces AHMSA, el motor económico de la región Centro de Coahuila, tendría pérdida de empleo, al igual que otras compañías más de la cadena productiva del acero. Peor aún: se dejarían de invertir 200 millones de dólares. Ha pasado una semana y media desde la alerta y, aunque existen voces a favor, no se ha concretado nada todavía. El peligro para la Monclova y otros municipios colindantes está latente.

II. AUMENTA PRESIÓN

La presión de los ipecos de las regiones Laguna y Sureste de Coahuila empieza a incrementarse: quieren la aprobación del Fideicomiso del Impuesto Sobre Nómina (ISN) de regreso, uno para cada zona del estado. Ahí les hablan a Blas Flores Dávila, secretario de Finanzas, y a Gerardo Berlanga, secretario de Infraestructura, además de Teresa Guajardo, secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas. ¿Qué busca la IP? Que se garanticen las obras con dinero del pago de sus impuestos, porque al ingresar a un fideicomiso y decidir en conjunto las obras a través de un Comité Técnico, entonces el dinero no podrá desviarse a otro gasto, ni siquiera a otra obra. Así era hasta tiempos de Enrique Martínez. Ya llovió.

III. BENEFICIARIO

A quien empezaron a cuestionar a través de las redes sociales fue al senador Armando Guadiana. A partir de publicaciones de una revista a nivel nacional, en la cual lo vinculan como uno de los principales beneficiarios por la venta de carbón a la CFE. Varios ciudadanos le recriminaron esta situación. El caso es que Guadiana retó a todos a comprobar que le vende carbón a la CFE, y que es uno de los principales beneficiados. Es más, dice el Senador de la República por Coahuila que él no le vende a la Comisión ni siquiera un kilo de carbón. Aunque no aclaró en qué período de tiempo no le vende ni un kilo de carbón de CFE, porque por lo pronto están detenidas las compras en la región Carbonífera.

IV. REUNIDOS

Los militantes panistas se reunieron en la sede de su partido a nivel estatal en Saltillo, por convocatoria de Chuy de León. Se nombraron consejeros y a integrantes de la Comisión Permanente Estatal. En pocas palabras, no obstante que la elección de De León como presidente del Comité Directivo Estatal sigue impugnada, él lleva el proceso normal asumiendo los controles. La Comisión Permanente es un órgano que deberá avalar ahora los nombramientos de Chuy en diferentes carteras, y tiene una función de consejo cuando se trata de tomar decisiones, como por ejemplo, las alianzas con otros partidos en procesos electorales. Por ahí se vio a Marcelo Torres, Carlos Orta, Ernesto Saro y Memo Anaya, entre otros.

V. UN RELAJO

Todo un relajo se traen en la Secretaría de Seguridad de Alfonso Durazo y en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Resulta que previamente acordaron la distribución del programa de Fortalecimiento a la Seguridad (Fortaseg) y a Coahuila le habían recortado varios municipios importantes, y sólo aparecían Saltillo (PRI), Torreón (PAN) y Piedras Negras (Morena) como beneficiados. Pero por el pataleo no sólo en Coahuila, sino en todo el País, hubo una redistribución y en Coahuila incluyeron a Matamoros, San Pedro, Acuña y Monclova. Volvieron a dejar fuera a Frontera y Ramos Arizpe. La entidad terminó perdiendo 17.5 mdp de acuerdo con la primera distribución del dinero.

VI. COMISIONADO

Tarde, muy tarde, se les ha hecho a los diputados del Congreso Local para lanzar la convocatoria para elegir a uno de los comisionados del Instituto Coahuilense de Acceso a la Información (ICAI) de Luis González Briseño. Terminó su período Alfonso Villarreal Barrera –quien también fue presidente del Instituto–, y los legisladores se han quedado de brazos cruzados esperando luz verde –¿de quién?– para renovar a uno los integrantes del Consejo. El caso es que este órgano garante de la transparencia y el acceso a la información está de bajo perfil para que nadie voltee a verlo. Por eso ni pío dicen.

VII. CALIFICADORAS

No es casualidad que Petróleos Mexicanos de Octavio Romero Oropeza tenga una de las peores calificaciones de su historia. Lo mismo Fitch Ratings que JP Morgan y hasta los bancos Citi Banamex y BBVA están en contra del plan de rescate de la paraestatal. Pero bien dicen que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver. Apenas las empresas calificadoras mostraron sus bajas calificaciones hacia Pemex y el titular del Gobierno Federal, Andrés Manuel López Obrador, se lanzó contra estas compañías que miden el riesgo de inversión. Más bien debería AMLO tomarlo con calma, apenas va comenzando y hace berrinche por cualquier cosa. Así no va a aguantar, sobre todo en cuestión de salud.

VIII. PERDIÓ

Al diputado federal Diego del Bosque no le han avisado que en eso de las redes sociales el que se enoja pierde. Resulta que Del Bosque respondió por David Ledesma, exsubdirector de Comunicación en el Conacyt, quien tuvo que renunciar por la presión en redes sociales que lo señalaban como “stripper”. Ante tales críticas, Del Bosque reveló: “Fui barman de una cantina en la Zona de Tolerancia de Saltillo durante 4 años, después de ahí me convertí en Diputado Federal y no me hace ni mejor ni peor representante. Revuélquense en su clasismo y su miseria humana”. El diputado federal por Morena sí que andaba de mal humor para arremeter contra todos. Claro es plurinominal.