Foto: Especial
Francisco Aguilar comentó que en un primer dictamen encontraron que la capilla fue reparada en ocasiones previas utilizando materiales que no son adecuados para la construcción de 1896

El domingo la loza que formaba el altar de San José del Álamo colapsó. El INAH inicialmente indicó que el derrumbe fue provocado por la humedad y descuido del recinto, sin embargo tras el sismo registrado ayer podrán revaluar si los daños fueron provocados por el temblor del domingo. En ese caso el seguro de bienes patrimoniales podría cobijar las restauraciones.

Francisco Aguilar, delegado del INAH en Coahila, comentó que en un primer dictamen encontraron que la capilla fue reparada en ocasiones previas utilizando materiales que no son adecuados para la construcción de 1896.

Aguilar indicó que el techo de la capilla fue reparado en tres ocasiones utilizando concreto y varilla. Esto, sumado al peso del techo de adobe y la humedad, habría provocado el derrumbe ya que “en esa época no había castillos y no puedes poner una loza si no tienes castillos”.

Sin embargo, tras el sismo que se registró ayer, el Instituto realizará una nueva inspección comparando las evidencias iniciales. En caso de que comprobaran que la destrucción fue provocada por la naturaleza y no por un error humano, el Antropología e Historia podría acceder al seguro que cubriría parte de las reparaciones.