Opinión. Para Nuevas Opciones de Vida, la autoridad no debe adelantar detalles sobre la búsqueda de desaparecidas.
Nuevas Opciones de Vida afirma que urge protección y sororidad para las víctimas

Frecuentemente se dan a conocer denuncias sobre mujeres que desaparecen “voluntariamente”, tomando como ejemplo los casos recientes, abogadas de Nuevas Opciones de vida nos ayudan a desmembrar el aprendizaje que dejan estas situaciones..

Para empezar, señalan que las autoridades tienen la obligación de realizar la búsqueda y no adelantar detalles, apuntan que los casos recientes demostraron la poca empatía de la sociedad hacia las víctimas y que existen muchos huecos en el sistema de protección hacia la mujer.

El mes anterior se difundió información sobre la desaparición de una mujer en el centro de la ciudad y la familia pedía ayuda desesperadamente. Las autoridades indicaron que se había ido voluntariamente y desde entonces los juicios contra la joven y su familia inundaron las redes sociales. Hablamos con las abogadas Jennifer Pamela Briones Méndez y Monserrat del Rosario Juárez Plata, quienes diariamente tratan los casos de mujeres víctimas de violencia.

“A veces la víctima puede tener el síndrome de mujer maltratada y cae en un estado de pasividad, de sumisión. Si la otra persona sigue ejerciendo la manipulación y chantaje para que abandone su domicilio, es muy probable que acceda porque se encuentra en un estado psicológico no apto para tomar decisiones. Se deja llevar por el miedo que siente, puede ser que sea víctima de violencia psicológica.

“Nos hemos vuelto una sociedad muy indolente. No nos conmueve, el dolor o sufrimiento ajeno. Hay que ser más empáticos porque no sabemos qué es lo que esté pasando. Si de verdad se fue por voluntad  propia o si se fue obligada. El deber de las autoridades es seguir investigando hasta dar con el paradero de la muchacha, se haya ido o no por voluntad propia”, comenta Juárez Plata.

Para las abogadas tampoco ayuda que la Fiscalía adelante las líneas de investigación que tiene,  ya que pueden provocar que el agresor cambie la forma en la que está cometiendo el delito, además de provocar el morbo de la sociedad.

“Si la Fiscalía se la pasa adelantando datos el agresor simplemente le puede decir a la víctima: ‘tú vas a decir que te fuiste por tu propia voluntad’, y ella va a quedar como la mala del cuento. Además también se está viendo como si tuviera algo de malo tener una relación y pensar en vivir juntos”, platicó Briones Méndez.

Como sociedad, Juárez Plata asegura que debemos recuperar la confianza en las autoridades.

“Porque muchas veces dicen ‘para qué denuncio si no van a hacer nada’, se tiene que retomar esta confianza para exigirles que hagan su trabajo. Se ha naturalizado mucho el tema de la violencia y debemos de tener claro que no es normal que te chantajeen o que haya celos en una relación. Desde las primeras señales, hay que pedir ayuda y ahí es donde entra la importancia de las redes de apoyo”.

En 2018, 10 niñas coahuilenses fueron atrapadas por bandas dedicadas a la prostitución, 3 de esas 10 niñas fueron localizadas en Nuevo León, 2 en Tamaulipas, y una en Veracruz, Estado de México, Querétaro, San Luis Potosí, y Yucatán.

¿Qué hace falta?

Aunque las abogadas aseguran que aún hay mucho que hacer en materia de protección a víctimas, consideraron que éstos son algunos de los puntos prioritarios:

Trabajar desde los estereotipos de género en todos los ámbitos.

Modificar el proceso de notificación para los agresores.

Que las autoridades adopten el papel que les corresponde en el cuidado de la sociedad.

Que se difundan en todo el Estado las direcciones donde puede acudir una víctima a denunciar.

Ampliar la protección a víctimas, actualmente solo es de máximo tres meses y muchas veces el caso tarda más en llegar a juicio.

Que la sociedad sea más empática, ya que la revictimización puede orillar al suicidio.