“En varios momentos dejaron de prestar atención a los contendientes cuando estos referían propuestas”El análisis entre los candidatos a la Alcaldía de Saltillo fue un ejercicio interesante que ofreció las distintas posiciones de estos y su manera de enfrentar el reto de gobernar a nuestra ciudad en el periodo de un año.
Pienso que se dieron enfrentamientos entre los candidatos que, uno frente a otro se consideran son los rivales más fuertes para la contienda. Con respecto a ello, no me parece que sea lo adecuado, pues la ciudadanía ya está cansada de presenciar pugnas.

La falta de dominio del lenguaje en el candidato más joven, Alfonso Danao, le hizo dar varios traspiés y al observarse a sí mismo en ello se molestó hasta con el auditorio que tenía frente a sí, lo cual demuestra falta de tolerancia ante cualquier eventual situación que pudiera presentársele y que fuese de mayor envergadura.

En cuanto a la coherencia de las propuestas, me pareció que la que más se acerca a ella es la del candidato Fausto Destenave Kuri, al observarse conocimiento de la ciudad, sin embargo, las alusiones religiosas me parece no debieran mezclarse en política.

Un conocimiento de la ciudad que también fue perceptible fue en Esther Quintana, Manolo Jiménez y Rodolfo Garza.

El lenguaje corporal dijo mucho de todos los candidatos. En varios momentos, dejaron de prestar atención a los contendientes cuando estos referían propuestas. No en todos los casos, pero sí, desde lo que pude observar, en la mayoría de las intervenciones. Hubo propuestas concretas, pero no el intento de entender los múltiples rostros y las diferencias que enriquecen a la ciudad. 

Creo que faltó, en algunos, tratar de entender esas diferencias, porque aunque estuvo presente en los discursos, no se ofreció en la realidad sustentada en su lenguaje corporal y en el fondo de algunas de las propuestas.