Tomada de Twitter
El actual campeón de la Champions League alza la mano para levantar por primera vez en su historia la Premier League, tras golear al Arsenal

El Liverpool continúa con el pleno en la Premier y defendió su candidatura al título con una goleada ante el Arsenal (3-1) que devolvió a los Gunners a la realidad de que aún no están para pelear con los grandes.

Un doblete de Mohammed Salah prosiguió a un gran cabezazo de Joel Matip y rompió a un Arsenal que siempre estuvo bajo el dominio del Liverpool y que solo asustó a la contra.

Tomada de Twitter

El Liverpool llevaba el control y el Arsenal ponía las ocasiones. Mientras que los de Jürgen Klopp amasaban casi el 80 por ciento de la posesión, el Arsenal picaba a la contra y lo hacía con mucho peligro.

En uno de los innumerables córners que amasaron los Reds en la primera parte, Alexander-Arnold encontró a Matip en el área que cabeceó con suficiencia para adelantar al Liverpool antes del descanso.

El conjunto de Emery acusó el golpe y el show de David Luiz echó a rodar. El brasileño agarró inocentemente a Salah nada más arrancar la segunda parte y Anthony Taylor le cazó y pitó penal. El egipcio lo ajustó al palo y sentenció el encuentro.

En la siguiente que tuvo, se la volvió a liar al central brasileño. Le rompió a la carrera y resolvió cruzado ante Bernd Leno. 3-0 y partido resuelto.

Hasta el minuto 80 no dio entrada Emery a Alexandre Lacazette, ya sin Dani Ceballos en el campo y con Aubameyang y Pepé fundidos. El entrenador español pecó de conservador dejando en el banco a uno de los puntales del tridente y cuando reaccionó ya era tarde.