Ballenas que susurran. Foto: Anuar Patjane Floriuk
Anuar Patjane Floriuk y Sergio Tapiro ganaron segundo y tercer lugares en la categoría Naturaleza del World Press Photo (WPP), con sus fotografías Ballenas que susurran y El poder de la naturaleza

Anuar Patjane Floriuk y Sergio Tapiro ganaron segundo y tercer lugares en la categoría Naturaleza del World Press Photo (WPP), con sus fotografías Ballenas que susurran y El poder de la naturaleza, respectivamente. Ningún fotógrafo mexicano había sido premiado en dicha categoría del certamen.

Este año el WPP tuvo una participación de más de 82 mil imágenes de 5 mil 775 fotoperiodistas de 128 países. A partir de hoy serán expuestas en el Museo Franz Mayer más de 150 imágenes que muestran los hechos más destacados del 2015. Entre ellas están las fotografías de los dos mexicanos.

“Es un respiro que en esta ocasión las imágenes sean de naturaleza; lo he platicado con Sergio y concuerda también en ello. Al menos se está mostrando otra interpretación de México, igual de válida y poderosa que la que suele mostrar la fotografía periodística de violencia. Las dos son necesarias y son igual de válidas”, dice Patjane Floriuk a MILENIO.

El primer fotógrafo mexicano en ganar este certamen fue Arturo Robles, en 1991, con una imagen tomada en Nicaragua, lo hizo acreedor del segundo lugar en la categoría Personas en las noticias; después lo lograron Antonio Zazueta Olmos (2001) y Daniel Aguilar (2005). Pero más fotoperiodistas fueron premiados a partir del gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) desató la guerra contra el crimen organizado, que generó muchas fotografías sobre violencia en México.

El poder de la naturaleza. Foto: Sergio Tapiro

Daniel Aguilar, Carlos Cazalis, Guillermo Arias, Javier Manzano, Fernando Brito y Pedro Pardo fueron los fotógrafos ganadores durante el mandato de Calderón.

Las imágenes de violencia en el país fueron las grandes protagonistas en varias ediciones del certamen. Ya bajo el gobierno de Enrique Peña Nieto, en 2014, Christopher Vanegas ganó un premio en el WPP: su imagen capta cinco cuerpos vendados, producto del crimen organizado.

Tapiro dijo a MILENIO que la “violencia siempre vende: es muy fácil causar sensación por esa cercanía a la muerte, y todos los fotógrafos lo sabemos. Si hay muerte, si hay violencia, desesperación o drama, las agencias internacionales te lo compran; entonces estamos acostumbrados a buscar ese tipo de fotografías. Pero no le resto ningún mérito a cada uno de estos fotógrafos”.

Laurens Korteweg, jefe de Exposiciones y Educación del WPP,  ofreció en la Universidad Iberoamericana la conferencia Actualidad del fotoperiodismo, y destacó que la temática de los mexicanos se había modificado en ediciones recientes, pues por varios años un porcentaje importante de estas giraba en torno a la violencia o al narcotráfico.

Sobre las oportunidades laborales para fotógrafos de la naturaleza en México, Patjane Floriuk opina que si la gente quiere fotos saturadas de color de atardeceres y paisajes, eso es lo que las revistas les dará, pues el consumidor manda y marca la pauta. Tapiro comenta que la fotografía de naturaleza es menospreciada en el país; en otros lugares se le respeta y se le reconoce, aunque, afirma, “es momento de que haya un cambio y se abran nuevos espacios”.