Archivo
Un estudio estableció una posible relación entre la depresión y el uso de anticonceptivos hormonales en las mujeres, aunque los especialistas advierten tanto a médicos como a pacientes que no reaccionen en forma excesiva a esto

Un estudio dado a conocer recientemente estableció una posible relación entre la depresión y el uso de anticonceptivos hormonales en las mujeres, aunque los especialistas advierten tanto a médicos como a pacientes que no reaccionen en forma excesiva a estos resultados.

El estudio, titulado “Association of Hormonal Contraception With Depression” fue publicado recientemente en la revista JAMA Psychiatry y señala que, en las mujeres danesas, algunas formas de contracepción duplicaron su tasa de depresión, informó Life Site.

“El uso de contracepción hormonal, sobre todo en las adolescentes, se asoció al posterior uso de antidepresivos y un primer diagnóstico de depresión, lo cual sugiere que la depresión puede ser un posible efecto adverso del uso de anticonceptivos hormonales”, se lee en la síntesis del estudio.

Entre las adolescentes, se presentó aparentemente una tasa triplicada de prescripciones de antidepresivos, en tanto los científicos constataron que las adolescentes que utilizan comprimidos que contienen sólo progestina tienen el doble de probabilidades de tomar antidepresivos que las chicas que no toman ningún anticonceptivo, según este medio.

Teniendo en cuenta el hecho de que millones de mujeres recurren a anticonceptivos hormonales, los científicos se propusieron clarificar curiosidades anteriores sobre el posible impacto que podrían tener los anticonceptivos en el ánimo de las mujeres.

Decidieron entonces analizar específicamente todas las asociaciones posibles entre el uso de anticonceptivos y la depresión o el uso de antidepresivos.

“Debemos tomar conciencia de que, en medio de todos los beneficios, las hormonas externas (también) pueden tener efectos colaterales”, dijo el Dr. Øjvind Lidegaard, coautor del estudio y profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Copenhague, según Life Site. “Y el riesgo de depresión es uno de ellos”.

Los científicos utilizaron datos de chicas y mujeres de 15 a 34 años de edad -datos provenientes del Registro Nacional de Prescripciones y el Registro Central de Investigación Psiquiátrica de Dinamarca, organismos que se encargan de mantener los registros médicos en el país.

Los datos incluían a 1.061.997 mujeres -personas sin depresión ni diagnóstico psiquiátrico previo que no habían tomado antidepresivos.

Según la sinopsis del estudio, los datos fueron recogidos entre enero de 1995 y diciembre de 2013, y fueron analizados desde enero de 2016 hasta abril del mismo año.

El estudio fue específico en cuanto a las distintas formas de control de la natalidad, constatando, por ejemplo, que las mujeres que utilizan NuvaRing y otros anillos vaginales tenían un 60 por ciento más de probabilidades de estar deprimidas o de tomar antidepresivos.

Además, las que optaban por la inyección anticonceptiva tenían un 175 por ciento más de probabilidades de estar deprimidas, según Mashable.

Investigaciones anteriores también han cuestionado el posible impacto de la contracepción en las mujeres, en tanto un estudio publicado en la revista Human Brain Mapping en 2015 comprobó que el control de la natalidad puede alterar el ánimo de las mujeres o incluso tener un impacto en sus elecciones románticas, informó The Huffington Post.

Neurocientíficos de la UCLA examinaron a 90 mujeres, constatando cambios en la corteza orbitofrontal lateral del cerebro -que maneja la emoción y las respuestas a las gratificaciones- y la corteza cingulada posterior, que controla los pensamientos internos; ambas áreas eran más delgadas que en el caso de las mujeres que utilizaban anticonceptivos.

En lo que se refiere a la corteza orbitofrontal, los cambios podrían representar los problemas con la depresión que enfrentan algunas mujeres, señaló The Huffington Post.

En el caso de la investigación más reciente sobre el tema, muchas mujeres están hablando para compartir sus experiencias en su batalla contra la depresión, pero el estudio señaló que todavía la información disponible resulta inadecuada para analizar la asociación entre depresión y anticoncepción.

Y los expertos aconsejan tener cuidado antes de sacar conclusiones sobre el estudio, en tanto la Dra. Nada Stotland, ex presidenta de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos, dijo a Psychiatric News que es importante que los médicos analicen cuidadosamente los pros y los contras antes de reaccionar en forma excesiva.

“Las mujeres, especialmente las adolescentes, que no están tomando estos anticonceptivos pueden experimentar ansiedad a la hora de negociar con sus parejas o quedar embarazadas”, dijo. “Debemos tener en cuenta la importancia de la contracepción como elemento importante para la salud general de las mujeres, incluida la salud mental”.