Foto: Internet
También reconoció que es claro que la actuación de algunos servidores públicos involucrados “fueron inhumanos y por lo tanto imperdonables”

 La titular del Sistema de Trasporte Colectivo Metro (STCM), Florencia Serranía Soto, y el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la capital, Jesús Orta Martínez, aceptaron que hubo negligencia, un trato inhumano y que se abandonó a la intemperie durante 26 horas a María Guadalupe Fuentes Arias, una mujer de 56 años que sufrió un infarto cerebral en la estación del Metro Tacubaya y luego murió en un hospital del Estado de México.

La SSP acepta responsabilidad y se disculpa por trato “inhumano” a la mujer infartada en el Metro, dijo Orta Martínez.

“Les presento mi más sincera disculpa por la actuación de mis elementos, asumo la responsabilidad que me corresponde por estos hechos”, expuso Orta sobre los cinco elementos de la Policía Bancaria Auxiliar que están siendo investigados por el caso.

En tanto, Florencia Serranía, directora del STCM, anunció que fue cesada la jefa de estación para que sea investigada. Serranía precisó que el domingo 17 de febrero pasado, aproximadamente a las 10:30 de la mañana, fue informada por el área Jurídica el Metro de la petición de una ciudadana para el apoyo en la localización de su madre que había desaparecido desde un día anterior. Dijo que se instruyó que se proporcionara el acceso a los videos del sistema. Señaló que la búsqueda finalizó con la localización de la señora a las afueras de la estación Tacubaya, a las 14:40 horas.

Desde ese momento pidió que se resguardara toda la evidencia para presentar una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia capitalina. El 20 de marzo la jefa de estación fue cesada del Metro para que enfrente los cargos que le puedan ser imputados según las evidencias presentadas.

LOS HECHOS

La Directora del Metro explicó que el sábado 16 de febrero, a las 7:15 horas, elementos de la Policía Bancaria y Comercial, contratados por el Metro, de la estación Tacubaya atendieron a una usuaria que había sufrido un desmayo en el anden.

La funcionaria detalló que la mujer fue trasladada en camilla a cubículo anexo de la jefatura estación, donde un trabajador del área de seguridad industrial la valoró de acuerdo al protocolo y pidió que se llamara a una ambulancia.

A las 8:55 de la mañana de ese día, prosiguió la funcionaria, arribó la ambulancia número 4 de Protección Civil de la Alcaldía Miguel Hidalgo le brindó los primeros auxilios a la señora y diagnosticó: “Estado etílico y con TB, consumo de enervantes”.

Serranía dijo que así se estableció en la bitácora de los paramédicos. También expuso que ellos aplicaron un suero y declinaron trasladar a la mujer pues dijeron que en tres horas la mujer podría salir por su propio pie.

A las 10 de la mañana, la señora Guadalupe, evidentemente inconsciente, fue desalojada por seis policías y abandonada […]. La señora Guadalupe fue abandonada en el exterior donde permaneció más de 29 horas”, dijo la funcionaria con la voz entrecortada.

También reconoció que es claro que la actuación de algunos servidores públicos involucrados “fueron inhumanos y por lo tanto imperdonables”. “Su actuar atentó contra el más básico principio de preservar la vida de una persona”, recriminó.

El Metro, dijo, está colaborando con la Procuraduría para que se haga justicia y que un hecho de esa magnitud nunca vuelva a ocurrir, por lo que anunció que desde el 20 de febrero pasado el Metro de la CdMx cuenta con un servicio de ambulancias y se ha capacitado a mil policías en primeros auxilios.

“Lo que quiere y ha solicitado reiteradamente la familia de la señora Guadalupe y lo que exige el Metro es que se haya justicia”, añadió.

LA DISCULPA

Por su parte, el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana reconoció de manera personal e institucional la mala y deficiente actuación de cinco elementos de la Policía Bancaria e Industrial que participaron en esos hechos.

“Estos elementos actuaron de manera deshumana y sin apego a protocolo de actuación alguno”, dijo Jesús Orta.

En la Secretaría, expuso, se tienen mucho elementos capaces y valientes. “Ayer murió uno de mis compañeros de la Policía Auxiliar en una de las estaciones del Metro cumpliendo su deber”, dijo. Sin embargo, el funcionario aceptó que “también tenemos elementos corruptos y con escasa capacitación y preparación”.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública aseguró que una de las altas prioridades de la institución es resolver estas deficiencias y capacitar a los policías para evitar estos casos en el futuro.

“Pero hoy, los elementos que participaron en estos hechos están sujetos a una investigación en asuntos internos y a un proceso ministerial en la Procuraduría General de Justicia”, anunció.

“Lamento profundamente la pérdida de familiares y seres queridos de la señora María Guadalupe y respetuosamente les presento mi más sincera disculpa por la actuación de mis elementos, asumo la responsabilidad que me corresponde por estos hechos”, dijo.

La Procuradora Ernestina Godoy dijo que el Gobierno de la Ciudad de México se ha mantenido en contacto con la familia y los hijos de la señora. Confirmó que se analizaron todos los videos y que al momento se está integrando la carpeta de investigación correspondiente.

Informó que la dependencia a su cargo solicitó el expediente clínica donde falleció la mujer para la conformación del caso.

“Vamos a utilizar todas las herramientas jurídicas, lo estamos tratando de hacer en el menor tiempo posible”, aseguró.

EL CASO

El sábado 16 de febrero María Guadalupe Fuentes Arias sufrió un infarto cerebral en la estación Tacubaya de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

María Guadalupe sufrió un desmayo en los andenes de la estación, por lo que cinco elementos del personal de vigilancia la trasladaron en una camilla a la oficina de la Jefa de Estación.

En el lugar, la mujer permaneció por al menos tres horas sin recibir atención médica. Pasado ese tiempo, cinco elementos la sacaron arrastras del cubículo y de la estación.

La mujer permaneció más de 20 horas a la intemperie, afuera de la estación Tacubaya, y fue hasta que los comerciantes de la zona llamaron a los servicios de emergencia, que la mujer de 56 años fue trasladada a al Hospital General Regional 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

María Guadalupe fue atendida minutos después de que sufriera el infarto por paramédicos, quienes consideraron que la mujer se encontraba en estado de ebriedad y no requería mayor atención médica, esto lo confirmó el sindicato del Metro.

“Llegó una ambulancia y no se llevó a la persona. Hay una cadena de responsabilidades, porque no puede ser que si la ambulancia no se lleva a la persona ocurra lo que ocurrió”, confirmó Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la Cdmx, el miércoles en conferencia de prensa.