ESTIMADA ANA:
 Hola Ana, le cuento que llevo más de un año con mi novio y somos inseparables. No podemos estar alejados uno del otro, es como si fuéramos una sola persona, estamos demasiado enamorados.

 Yo tengo 17 y él 22 y me considero que soy lo suficientemente madura pero también reconozco que tengo mucho que aprender de la vida.

 Hace casi dos meses nos fuimos a una “reu” y nos peleamos mucho porque él llegó súper tarde y además con aliento alcohólico. Total que para no hacer el cuento largo, al día siguiente uno de sus amigos vino a visitarme y preguntarme cómo estaba, pues todo mundo se dio cuenta del pleito.

 Yo me sentía súper mal, desconsolada y triste y acabábamos besándonos. Estoy demasiado arrepentida y sé que es un error que muy pocos con capaces de perdonar y aún así, mi novio me perdonó.

 Pasaron algunos días y todo excelente entre nosotros, volvimos a ser los mismos inseparables de siempre. El problema ocurre cuando me tengo que ir y a los 10 minutos ya me está llamando porque piensa que ando con alguien más, se pone en un plan insoportable, molestándome todo el tiempo que no estamos juntos.

 Ya no puedo ni siquiera salir a la tiendita de la esquina porque piensa mal, me tiene controlada y me trata como si fuera una mujer fácil, me confesó que le da pena salir conmigo a la calla e insinúa que le pongo los cuernos a cada instante.

 Asía han sido nuestros días, estamos juntos y súper bien y estamos separados y todo fatal. Perdí mi virginidad con él y estoy segura que es el hombre con el que quiero pasar el resto de mi vida, pero me ha llegado a decir, incluso en frente de sus amigos que soy una … que le doy asco y que soy una cualquiera.

 Precisamente por todo eso a veces se me quitan las ganas de estar todo el día con él, no puedo imaginar mi vida al lado de alguien que me hace sentir mal y que a los pocos minutos se le olvida lo que me dijo y me dice que me ama.

 No sé que hacer, si seguimos juntos como quiera va a creer que le pongo los cuernos y va a seguir amargándome la existencia. No puedo vivir sin él, estoy muy enamorada y lo que más me ilusiona es pensar en que podamos llegar a tener una relación normal, sin desconfianzas ni insultos, ni que nadie trate mal a nadie y poder salir a la calle como toda la gente, sin que él esté pensando mal de mí.

 Yo pienso que a mis 17 años tengo mucho que disfrutar, ya me entregué a él y estoy muy arrepentida de haberle puesto el cuerno, fui demasiado niña inmadura para hacerle eso a la persona de la que estoy enamorada; no volvería a hacerlo jamás. 

Cintya.
 
ESTIMADA CINTYA:
No te ofendas, pero déjame decirte que aún tienes mucho qué aprender de la vida y no es que en ese momento de tu “error” fueras una niña, es que aún lo eres. Todos pasamos por tu edad y sabemos de esos sentimientos, todo se vive muy intenso, pero pocas veces somos capaces de gestionarlos correctamente.

 Sé que te negarás a aceptarlo, es lo normal, pero cuando pase el tiempo y conozcas a otros, te darás cuenta y me darás la razón. Tu relación con este muchacho ya está algo desgastada, no sigas forzando esa situación porque jamás volverá a ser como a ti te gustaría que fuera.

 Acéptalo, aprende y sigue adelante. De esto se trata la vida, de cometer errores y aprender de ellos. Suerte.
ANA