Foto: Especial
El envíado especial del secretario general de la ONU para Cambio Climático, calificó como una señal negativa que México insista en utilizar el carbón y el petróleo en lugar de impulsar energías verdes

GINEBRA.- El embajador Luis Alfonso de Alba, envíado especial del secretario generla de la ONU para Cambio Climático, calificó como una señal negativa que México insista en utilizar el carbón y el petróleo en lugar de impulsar energías verdes.

“Necesitamos cambios muy radicales, sobre todo en el uso de energéticos, tenemos que dejar el carbón y reducir todos los combustibles fósiles”, señaló.

“Se necesita una transformación del modo de consumo, del modo de producción; eso no se va a lograr si no hay una figura presidencial o ejecutiva que lo ponga como prioridad permanentemente”, afirmó.

Cuestionado sobre el anuncio del presidente andrés Manuel López Obrador sobre el impulso a la industria carbonera y la construcción de la refinería Dos Bocas; el recorte del 95 por ciento al presupuesto para medio ambiente anunciado por el gobierno de Brasil y la insistencia del presidente estadounidense Donald Trump en negar el calentamiento global, el embajador responde:

“Son señales muy negativas para esos países y para la comunidad internacional en su conjunto, más aún porque México, Brasil y Estados Unidos  son emisores importantes, desde luego con una diferencia entre EU y el resto”.

El enviado especial para Cambio Climático consideró que sería muy beneficioso que México y otros países dirigieran sus esfuerzos hacia la inversión y un uso mucho mayor de energías como la solar o la eólica.