Pogba anotó el gol del triunfo para el Manchester United, que los catapultó al puesto de honor en la Liga Premier. / AP
Tras años de turbulencias y malos manejos en la dirección técnica, el United ha regresado a los primeros planos de la liga inglesa

Han pasado varios años de turbulencia y desembolsos. Pero el Manchester United está de vuelta en un sitio que solía conocer muy bien.

La cima de la Liga Premier.

Una victoria de 1-0 obtenida el martes ante el Burnley gracias a un tiro de volea de Paul Pogba colocó al United encima de Liverpool en el sitio de honor de la liga, tras 17 fechas y al cumplirse casi la primera mitad de la campaña.

“Estamos exactamente en el lugar que nos corresponde”, dijo el mediocampista del United, Nemanja Matic.

El gran Alex Ferguson dirigía al United la última vez que fue líder de la tabla a estas alturas de la campaña. Fue en 2012-13, cuando Ferguson terminó conquistando lo que sería su último cetro como técnico de los Red Devils.

¿Puede hacer lo mismo Ole Gunnar Solskjaer?

El estratega noruego dijo esta semana que “nadie recuerda qué equipo era líder en enero”. Sin embargo, se mostró satisfecho una vez que sonó el silbatazo final.

Su alegría es justificada, ante las críticas que ha debido soportar durante sus dos años en el puesto, proncipalmente por parte de quienes creen que no está capacitado para ser técnico en este nivel.

Por ahora, Solskjaer ha conseguido algo que se les negó a David Moyes, Louis van Gaal y José Mourinho, sus tres antecesores luego del retiro de Ferguson. El United tomó una ventaja de tres puntos sobre el Liverpool, si bien esta podría ser borrada pronto, pues los dirigidos por Solskjaer visitarán Anfield el domingo.

“Estamos listos, emocionados y hambrientos de conseguir esto”, dijo Solskjaer. “Será otra prueba de carácter y calidad. Estamos en una buena situación para esto".

El partido ante Burnley fue soporífero, como suele ocurrir en Turf Moor. Los locales se defendieron con orden antes de quedar condenados por un golpe de mala fortuna a los 71 minutos.

Poga llegó a la cita con un centro de Marcus Rashford. Conectó de primera intención desde los linderos del área y el balón se desvió en la pierna estirada de Matt Lowton, lateral derecho del Burnley, antes de pasar entre pas piernas del arquero Nick Pope.