“…No somos insolventes, dice el Gobierno…”

¡Fuera pesimismos romos!

¡Fuera rumores malvados!

Estamos bien arruinados,

pero insolventes no somos.