“... Una monja que nadaba en Florida fue mordida por un tiburón...”.

Según comentó un compadre

que la noticia escuchó,

si ya no se la comió

fue porque le supo a madre.