“…Se acabó la política del buen vecino entre Estados Unidos y México...”.

Son diferentes destinos
los propios y los ajenos:
nosotros somos los buenos,
y ellos nomás los vecinos.