“… Ahora los funcionarios federales se levantan más temprano…”.

Opiniones muy fundadas

dan un diagnóstico que arde:

si se levantaran tarde

harían menos pendejadas.