Foto: Cortesía.
Con dos obras, un performance y un texto y mural digital, las artistas expresaron su postura respecto al tema que suscitó el mural por el Mes de la Mujer hecho en la Facultad de Jurisprudencia de la UAdeC

La discusión producto del mural hecho por el artista Omar Lezza en la Facultdad de Jurisprudencia de la UAdeC, para representar a distintas mujeres destacadas de la historia, en el marco del Internacional de la Mujer, no fue zanjada, solo perdió auge.

Por ello, como una forma de establecer su postura y de retomar la conversación, con miras a que la sociedad ahonde más en la situación que la generó, las artistas Mercedes Aqui y Karla Rangel realizaron esta semana dos acciones artísticas con estos objetivos.

En entrevista con VANGUARDIA las creadoras coincidieron que el mural pintado por un hombre fue “la gota que terminó de derramar el vaso”, pues la problemática es mucho más antigua y este acto solo exhibió su permanencia.

“Actos de misoginia, de machismo, constantes, y de violencia que hay en la universidad, es una cosa bastante grave y preocupante que no se atiendan como se debe, que haya un departamento para abordar estas cosas y aún así no se resuelvan, le pone limón a la herida, y se incluye en eso a las artistas al invitar a un hombre a hacer una representación de la lucha de las mujeres a través de la historia”, señaló Rangel.

Ella agregó que aunque desde el inicio quiso hacer algo al respecto, se tomó su tiempo para “evitar ser reaccionario, para evitar ser incongruente también con una misma y con el feminismo y con lo que quieres, o lo que queremos como mujeres; pulir un poquito. Entonces sí, a veces las piezas tardan un poco en salir pero al final somos artistas y nuestra manera de responder ante esto es el arte”.

“Decidimos hacer estas acciones desde que vimos con mucha claridad cómo se pretende cumplir con una cuota de género y hacer como que hay equidad. Si vemos a profundidad no hay cambios, y al contrario, hasta creemos que es una forma muy retorcida de hacer como que sí hay equidad pero en realidad no”, agregó la artista conceptual.

“Ni Karla ni yo somos muralistas, esto es importante mencionarlo”, puntualizó por su parte Mercedes Aqui, “no es como de que yo quería pintarlo, no tiene que ver con eso. Tiene que ver con el hecho de que, nuevamente los hombres vienen y llegan y ‘déjame te digo cómo es’; yo, hombre, déjame te digo cómo eres, o déjame te digo cómo es la mujer que lucha, te digo lo que tendrías que hacer o cómo tendrías que hacerlo. La intención de estas acciones es abrir un diálogo”.

Arte para dialogar

En una transmisión en vivo la artista Mercedes Aqui presentó su performance. Este lo realizó en la explanada de la Facultad de Jurisprudencia —solicitó acceso para hacerlo frente al mural mismo, pero no lo obtuvo— como parte de su trabajo con el concepto de la reparación.

“El nombre del performance es el lema de la facultad, que está en un escudo ahí fuera, escrito en latín y significa ‘sin justicia no hay sociedad’ y me pareció muy pertinente porque creo que hace eco no solamente en la cuestión del mural en específico, adentro en el pasillo, sino lo que representa la estructura de la facultad, que a su vez representa la estructura de la universidad, que a su vez representa la estructura de las instituciones y que a su vez representa la estructura del sistema patriarcal”, explicó Aqui.

Sobre estas capas hizo una intervención simbólica con lo que a primera vista parecerían latas de pintura —haciendo alusión al vandalismo— pero que en realidad son latas de aire comprimido rotuladas con conceptos como “equidad”, “visión” y “conciencia”.

“Ese ha sido uno de los temas que tanto por el lado de las marchas feministas como el lado de mi trayectoria personal sabemos que es un límite con el personalmente me gusta trabajar, porque sé que aunque pueda dar prurito finalmente señala una grieta del sistema”, agregó.

Por su parte, Karla Rangel dividió su propuesta "Lo que no fue sí será" en dos partes. La primera es un texto que compartió en sus redes donde declara su posición al respecto del tema, mientras que la segunda parte se trata de una intervención digital en la que está invitando a todas las artistas mujeres que se quieran sumar a participar.

“Que se entienda que no es una agresión hacia el artista, no es algo personal, no es algo hacia el mural, hacia lo plástico o formal; es ¿qué está pasando en la sociedad que no entendemos que estos pequeños actos hacen eco en actos más grandes?”, señaló la artista.

“Lo importante aquí es que las mujeres somos las que deberíamos tener voz en este tipo de actos, las que deberíamos hacer este tipo de intervenciones, de representaciones, para nosotras mismas y de nosotros mismas”, agregó.

Respecto a las reflexiones que les gustaría suscitar coincidieron en que esperan que de esto se desarrolle un movimiento orgánico, horizontal, en el que todas las partes puedan reconocer lo que está sucediendo.

“Algunas de las discusiones que se dieron eran como que ‘díganle a Karla’, como que quién de las mujeres va a responder, entonces lo platicamos nosotras y lo platicamos con otras artistas. Intentemos hacer algo que no tenga que partir de esa estructura piramidal”, concluyó Aqui.