Foto: Especial
Nuestro País ocupa el segundo lugar en Latinoamérica en índices de bienestar

CDMX.- México es un país de nivel de ingresos que van de medio a bajo con altos índices de pobreza, desigualdad económica, altos índices de violencia y delincuencia, y elevados niveles de corrupción. ¿Cómo pueden los mexicanos ser tan felices en un contexto tan desfavorable?

De acuerdo con el Informe de la Felicidad Mundial 2019 producido por Naciones Unidas, México es el segundo país de Latinoamérica con el nivel de felicidad más alto, sólo superado por Costa Rica. El País se ubica en el lugar 23 entre 156 naciones de este ranking, en contraste con el lugar 56 que ocupa entre dichas economías, según su nivel de ingreso por habitante.

En materia de felicidad, México supera el nivel de Francia (lugar 24), que cuenta con un ingreso más de tres veces mayor, y rebasa por mucho en felicidad a Japón (lugar 58), a pesar de ser la tercera economía más grande del mundo.

¿QUE ES LA FELICIDAD?

En términos muy sencillos la felicidad es entendida como sentirse bien, disfrutar de la vida y desear que este sentimiento se mantenga. Tiene que ver con la satisfacción personal y la calidad de vida de la gente, y es evaluada de manera más amplia mediante una variedad de indicadores de bienestar subjetivo, con el fin de identificar y definir las políticas públicas para promover mayor felicidad para un gran número de personas.

“Lo material importa mucho, hace gran diferencia, cuando consideramos el grupo de personas con menor adquisición y avanzamos hacia grupos de mayor ingreso el nivel de satisfacción con la vida que reportan es más alto”, afirmó Gerardo Leyva, director de investigación del Inegi, responsable de los Indicadores de Bienestar Autoreportado.

La felicidad de los mexicanos se ve disminuida por sus muchos problemas sociales y económicos; sin embargo, sería un gran error suponer que la vida de los mexicanos está limitada a las consecuencias de la pobreza, la corrupción institucional, la desigualdad de ingresos, el crimen y la violencia y otros problemas, comenta Mariano Rojas.

Entre los factores en los que los mexicanos identifican mayor satisfacción en una escala de 0 a 10 se encuentran la Vida familiar (8.92) y la Vida afectiva (8.48); por el contrario, los peores calificados son seguridad (5.93) y país (6.94), que se identifica con la actividad del gobierno.

EL PAPEL DEL GOBIERNO

Los expertos coinciden en que el gobierno puede hacer mucho por favorecer los aspectos que promuevan la felicidad. Hay que ver cuáles son las cosas que están asociadas con mayores niveles de satisfacción para la gente y buscar las políticas que inteligentemente conduzcan a los ciudadanos hacia esa dirección.

“La calidad de la vida familiar, por ejemplo, tener trabajos que no sólo sirvan para ganar dinero sino para tener una vida más plena, disfrutar de mejor salud mental, de tener mayor educación, más tiempo libre para convivir con las personas que nos importan, ese tipo de cosas suman. Igual que las cosas que restan, como la violencia, el aislamiento, la violencia doméstica, la falta de participación ciudadana, la falta de altruismo e integración de la comunidad”, concluyó Leyva.