Historias de la creación del mundo.

El Señor hizo al hombre.

Luego, ya con más práctica, hizo a la mujer.

En seguida creó para ellos un paraíso.

Paradisíaco en verdad era ese paraíso. Por él corrían arroyos de leche y miel. Había en el edén toda suerte de plantas y animales.

Eso sí: Adán y Eva no podían salir de él.

Sucedió que el hombre y la mujer desobedecieron al Señor y comieron el fruto del árbol del bien y del mal.

Entonces el Señor los expulsó del paraíso.

Comentó Adán:

-No hay mal que por bien no venga. La verdad, ya me estaba cansando ese confinamiento.

 

¡Hasta mañana!...