El padre Soárez vio venir al Cristo de su iglesia. A cada paso bostezaba. Le preguntó:
-¿Por qué, Señor, bostezas?
Respondió él:
-Estuve en la Biblioteca de Teología y leí lo que algunos teólogos han escrito acerca de mí.
El padre Soárez vio venir al Cristo de su Iglesia. Traía cara de disgusto. Le preguntó:
-¿Por qué estás enojado, Señor?
Respondió él:
-Estuve en la Biblioteca de Teología y leí lo que algunos teólogos han escrito acerca de mí.
El padre Soárez vio venir al Cristo de su iglesia. Reía, reía mucho. Le preguntó:
-¿De qué, Señor, te ríes?
Respondió él:
-Estuve en la Biblioteca de Teología y leí lo que algunos teólogos han escrito acerca de mí.

¡Hasta mañana!...

Armando Fuentes Aguirre