Hoy llega a su fin la edición 2017 del Festival de Cine de Sundance en donde figuran como jurado los mexicanos Gael García Bernal y Marina Stavenhagen, guionista y ex directora del IMCINE.

El año pasado fue otro mexicano, el también “charolastra”, Diego Luna, quien hizo acto de presencia en el mismo evento como parte de la premiere mundial de su más reciente película como director, “Mr. Pig”, protagonizada por los afroamericanos Danny Glover (“Arma mortal”) y Maya Rudolph (“Damas en guerra”), así como nuestro también compatriota José María Yazpik, quien ya había trabajado bajo las órdenes de Luna en su anterior película como director, “Abel”, del 2011, entre otros.

“Mr. Pig” fue una película controvertida prácticamente desde antes de filmarse, ya que como la mayor parte de las locaciones en las que se realizó corresponden al estado de Jalisco, Diego Luna accedió a apoyos de fondos estatales para los cineastas oriundos y activos en aquellas latitudes, aunque a final de cuentas los reclamos fueron rebatidos en relación a que aunque Luna no era oriundo ni vivía en Jalisco, iba a hacer a través de la película una gran promoción turística al estado, lo mismo que iba a valerse de equipos de filmación locales y regionales desembocando la inversión a la que se le había dado luz verde que se le otorgara en el mismo lugar donde se había originado.

Por desgracia, al estrenarse “Mr. Pig” en México en el verano del 2016 se vino perdiendo en medio de la avalancha de superproducciones hollywoodenses de la temporada al grado que hubo lugares como Saltillo donde nunca vio la luz en las salas de cine, por lo que al estrenarse este mes a través del sistema Netflix es una buena oportunidad para conocer esa otra faceta del actor que irónicamente es la única cuando menos a nivel nacional que le ha dado los reconocimientos de nuestra Academia Mexicana de Cine con el Ariel al Mejor Guión Original para “Abel”, del 2011 compartido con Augusto Mendoza, con quien también escribió el guión de “Mr. Pig”.

Y como contraparte de “Abel” donde el protagonista es un niño que se convierte en “el hombre de su casa” por la ausencia de su padre, “Mr. Pig” nos cuenta la historia de Ambrose (Glover), un afroamericano quien, enfermo y a punto de perder la granja en la que vivía con la única compañía de un gran cerdo negro, se lanza a México para entregarlo al hijo de un amigo al que dejó de ver desde hace muchos años con quien inició la crianza de estos animales, acto que propicia el encuentro y posible reconciliación en nuestro país con su única hija, Eunice (Rudolph), a quien tiene años de no ver y viaja hasta Guadalajara para afrontarlo como no lo había hecho hasta entonces.

Con “Mr. Pig”, por tanto, Diego Luna vuelve a las preocupaciones que como director le interesan (aunque sus largometrajes “JC Chávez” y “César Chávez” se cuecen aparte): la ausencia y reconciliación con los padres, dada la orfandad por un lado de madre siendo muy pequeño y el hecho de que por lo mismo su padre, el no menos conocido escenógrafo Alejandro Luna, tuvo que hacer las veces de padre y madre en lo que trabajaba y de ahí contagió a Luna su amor por los escenarios. En ese sentido, si bien es una variante de temas recurrentes, al tener como protagonistas a un cerdo y un hombre y una hija afroamericanos la hacen una cinta con identidad propia y una road-movie que aunque no llega a las alturas de “Y tu mamá también” es disfrutable y deja un buen sabor de boca.

Comentarios a: alfredogalindo@hotmail.com
Twitter: @AlfredoGalindo
CINELECTRÓNICO 
Alfredo Galindo