1) En un nuevo capítulo de la trama de corrupción del Moreirato, Jorge Torres López, exgobernador de Coahuila fue extraditado a Estados Unidos. 2) El presidente López Obrador ordenó al secretario de la Defensa que revelara el nombre del militar que coordinó el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán. Tras una tormenta de recriminaciones porque se puso en riesgo la vida e integridad del militar señalado y de su familia, el Presidente, con absoluta simpleza, declaró que el mencionado anteriormente no coordinó la operación, que fue otro y que no revelaría su identidad. 3) Mientras pedían su “calaverita”, asesinaron a tres menores en Ecatepec. 4) La comunidad mormona a la que pertenece la familia LeBaron pierde tres mujeres y seis niños, asesinados en un paraje limítrofe entre Sonora y Chihuahua. 5) Un día después, asesinaron a 10 personas en Ciudad Juárez, los cuerpos de siete víctimas fueron calcinados. 6) Ese mismo día, en Guanajuato encontraron 13 bolsas de plástico con cuerpos desmembrados. 7) Salamanca y Apaseo fueron testigos de otros tres asesinatos. 8) Morena impone a una militante como presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Dejando atrás cualquier lógica de autonomía. 9) Anuncia Morena reforma electoral que implicaría la remoción del presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova. Van por otra institución autónoma. 10) Lanza Estados Unidos una nueva alerta de viaje para sus connacionales. Todo México es territorio peligroso. Algunos lugares más que otros. Sobre advertencia no hay engaño, les dice el Tío Sam. 

No importa el tema, político, económico, de seguridad o de justicia. Los datos son tantos que la sociedad, estupefacta, simplemente no reacciona o quizá reacciona equivocadamente.

En los tiempos del autoritarismo unipartidista, no teníamos este grado de transparencia informativa. Hoy podemos saber todo de todos, o creer que lo sabemos. En aquellos tiempos de control autoritario, sólo una filtración calculada; o la traición de un resentido nos permitían conocer algunas tropelías, por ejemplo, del Negro Durazo, alguna tranza en Pemex, el aumento de impuestos o la crisis económica que habría de golpearnos.

La información fluía muy lentamente como espeso atole, cuando llegaba a la opinión pública, desataba rumores y, eventualmente, se convertía en indignación social. Aparecían en las calles o en otros espacios, líderes que encausaban a la oposición y demandaban respuestas, en ocasiones, la ciudadanía se sumaba, los medios cedían espacios y el gobierno convocaba o cooptaba a los descontentos para subirlos al carro de la revolución.

Hoy sucede todo lo contrario. Tenemos información a raudales. Escándalos sobran. Cuando el Presidente sale de su zona de confort, las generalidades y la abstracción entran, sin filtro alguno, al terreno de la idiotez. Nos inundan noticas locales, nacionales, internacionales de todo tipo, políticas, económicas, sociales, culturales, de nota roja, deportivas y, por supuesto, las frívolas.

Todos nos subimos a ese ring universal que se ubica en nuestros celulares. Opinamos, fijamos postura, defendemos, criticamos, insultamos y maldecimos a uno que otro necio. El asunto es lo de menos, cambia todos los días; lo malo es que el desahogo inmoviliza, la rutina no produce nada. Creemos que dando like y colocando caritas enojadas, participamos. Lo cierto es que nuestro impacto es nulo, inexistente.

En seguridad y justica reina la impunidad, en economía campean la pobreza y la desigualdad, quienes satisfacemos nuestras necesidades materiales lo hacemos a duras penas y sin saber qué sigue, no hay condiciones para saberlo. En política, impera el circo y la idiotez, ante todo ello, la oposición partidista no existe.

¿Qué sigue? ¿Qué hacer? Macario Schettino dice que en el tema de las redes sociales es optimista, que quizá sea el espacio que tanto necesitamos para construir una democracia más directa. Pero que nos falta mucho para lograrlo, se requieren reglas y mucha madurez.

¿Acaso, a pesar de los pesares, el PRI siga gobernado Coahuila? ¿Será que Morena llegó para quedarse? ¿Terminará el estancamiento económico? ¿Persistirán la impunidad y la falta de competitividad? Hace unos día circuló un video que mostraba el asalto a un transporte urbano, supongo que los hechos ocurrieron en la Ciudad de México. Los asaltados ya no se asustan, simplemente entregan sus pertenecías, sin mayor sobresalto. Concluido el incidente, todo mundo calla, nadie consuela a su vecino. Es de noche. Todos están cansados, no hay novedad, sólo rutina.

 

@chuyramirezr
Jesús Ramírez Rangel

Rebasando por la Derecha