Descanse en paz. Doña Barbarita vendió periódicos por más de 50 años.
Doña Bárbara Laura de Martínez dedicó su vida a vender periódicos en Saltillo por alrededor de 50 años. Lloviera o nevara, a primeras horas del día, se le veía en las banquetas de la Clínica 1 y la Clínica 73 del Seguro Social entregando la información a los ciudadanos

En una entrevista realizada hace 11 años, Barbarita aseguraba que dejaría de trabajar cuando ya no pudiera caminar o le sucediera algo por el estilo. Con voz de profeta, ese fue el motivo por el que hace siete años dejó el oficio. El pasado domingo por la mañana falleció dejando un enorme vacío para su esposo, hijos, amigos y lectores que la llegaron a conocer. 

Doña Bárbara Laura de Martínez dedicó su vida a vender periódicos en Saltillo por alrededor de 50 años. Lloviera o nevara, a primeras horas del día, se le veía en las banquetas de la Clínica 1 y la Clínica 73 del Seguro Social entregando la información a los ciudadanos.

Junto con Margarito Martínez, su esposo, mantuvo el negocio con el cual pudo criar a cinco hijos. Solo uno de ellos siguió con el oficio.

Desde muy pequeña, calle por calle caminaba por el área cercana a la Central de Autobuses gritando los titulares del periódico VANGUARDIA y otros ejemplares.

 

Uno de sus 11 sobrinos, Francisco Pérez, contó que su abuela sufrió una caída hace siete años, la cual la sentó en una silla de ruedas imposibilitando el traslado a su área de trabajo.  

“Ellos llevan casi 50 años trabajando para varios periódicos. Ella se metía a las clínicas a vender el periódico, estuviera haciendo frío, calor, lluvia o hasta con hielo o nieve. Hay fotos de ella en nevadas vendiendo los diarios.

“Mis abuelos les han dado educación a sus hijos con la venta de periódicos. Para mí fue como una segunda madre. Muchos jóvenes ahora se quejan de que no pueden y ella, caminando muy apenas y todo, todavía andaba en friega. Nunca se rajó. Es un ejemplo para seguir”, dijo.

Don Margarito y Juan Margarito (hijo), abrirán hoy sus respectivos puestos desde las 07:00 horas y recordarán los días en donde junto con su esposa y madre, han sido testigos de una era en las portadas de los diarios.

Ejemplo

Doña Barbarita trabajó sin importar si llovía, granizara o nevara.

Su vida la dedicó a la venta de VANGUARDIA.

Era común verla en las clínicas 1 y 73 ofreciendo las noticias del día.