Foto: Vanguardia/Archivo
La STyPS dice que ser minero representa un trabajo de alto riesgo porque las concentraciones de gas en esas minas pueden producir explosiones
Esas multas, por el convenio de coordinación fiscal, son cobradas por el Gobierno del Estado, nosotros le remitimos la multa y ellos hacen el trámite fiscal para su cobro”.
Heriberto Fuentes Canales, delegado de STyPS

El Gobierno de Coahuila cobró entre 2014 y 2015 cerca de 18 millones 979 mil pesos producto de las multas que ha impuesto la delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) a las mineras irregulares o que han violentado las normas de operatividad y seguridad en Coahuila, de acuerdo con datos de Heriberto Fuentes Canales, delegado federal de la Secretaría. 

 “Esas multas, por el convenio de coordinación fiscal, son cobradas por el Gobierno del Estado, nosotros le remitimos la multa y ellos hacen el trámite fiscal para su cobro”, respondió Fuentes Canales. 

El año pasado, 15 empresas mineras fueron multadas económicamente porque incumplieron con alguna medida de seguridad y pusieron en riesgo la seguridad e integridad de los trabajadores. Sin embargo, algunas de estas restricciones fueron levantadas porque se les permitió que hicieran los trabajos necesarios para establecer o cumplir con la normatividad que la ley establece. 

Entre los motivos más comunes de las sanciones están: no contar con el equipo necesario para la detección de gas en la mina, carecer de tiros de ventilación y garantizar la seguridad de los trabajadores para evitar riesgos como derrumbes. 

En la Región Carbonífera de Coahuila el mayor problema que existe, argumenta el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, son las minas que extraen carbón de manera clandestina porque incumplen en su mayoría con las medidas de seguridad. 

Tras la entrada en vigor de la Reforma Laboral en el 2012, la Secretaría del Trabajo logró obtener mayores facultares para la mejora del número de inspectores en la Región Carbonífera y eso ha permitido hacer una supervisión constante en las minas de carbón. Hasta el momento la Secretaría del Trabajo ha realizado 793 inspecciones. 

“Cuando los inspectores realizan los recorridos detectan muchas faltas de cumplimiento y de acuerdo con los reglamentos, las que son graves implican restricción y las que no son tan graves, implica que se les dé un plazo para su cumplimiento”, detalla  Fuentes Canales. 

En la Secretaría del Trabajo y Previsión Social atienden quejas, denuncias de los trabajadores o grupos sociales en la extracción de carbón de las “cuevas” que tienen un alto riesgo de derrumbes. 

Entrar y no salir: los riesgos deun minero 
Ser minero en la Región Carbonífera de Coahuila podría implicar entrar y no salir nunca. Quedarse atrapado en el centro de la tierra, caer de la canastilla porque el arnés se rompió, morir ahogado, fallecer intoxicado por la falta de ventilación o permanecer atrapado para siempre por un derrumbe. Esos son algunos riesgos son a los que se enfrentan los trabajadores todos los días, de los que pocos hablan y muchos sufren. 

Heriberto Fuentes Canales, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) en Coahuila, dice que ser minero representa un trabajo de alto riesgo porque las concentraciones de gas en esas minas, ante un estímulo mínimo, pueden producir explosiones como la que sucedió en Pasta de Conchos hace 10 años. 

Los primeros accidentes en minas documentados fueron las explosiones que ocurrieron en 1889 en la mina 6 denominada “El Hondo” que dejó cerca de 300 mineros muertos procedentes de China. 13 años después, en esa misma mina, un nuevo incidente cobró la vida de 135 mineros. 

De 1889 a 2002, la Secretaría del Trabajo tiene registrados al menos mil 534 mineros fallecidos. Y en los últimos 10 años, sin contar a los 65 mineros de Pasta de Conchos, la organización civil del mismo nombre ha documentado 105 fallecimientos, entre ellos el de un menor de edad. 

“Estas tragedias son originadas por las explosiones que se originan en las minas por la acumulación de gas. Durante el invierno, el frío hace que el gas se concentre más y el riesgo aumente. También se han registrado accidentes que son muy comunes en cualquier actividad minera como el desprendimiento de rocas, inundaciones y otros accidentes”, dice Fuentes Canales. 

Los accidentes laborales, según el delegado, han traído acciones de la Federación para disminuir los riesgos. En la reforma a la Ley Federal del Trabajo en el 2012, se estableció como obligación de aquellos que trabajaran en minas subterráneas de carbón, que tuvieran un tiro de producción y un tiro de ventilación en la mina para que las concentraciones de gas tuvieran una vía de salida; asimismo se les obliga a que contengan ventiladores que ayuden a la extracción del gas hacia afuera. 

“A los productores de carbón se les obliga a que tengan un equipo que en las minerías llamados consolas que les permite llevar el registro de gas; esta se encuentra en el exterior de la mina y les permite saber si están dentro de los límites aceptables para que se pueda trabajar en el interior de la mina. De no ser así, la obligación de los dueños o de quienes dirigen las obras es pedirles a los trabajadores que salgan”, explica el delegado.