Foto: Cuartoscuro
Al argentino, ex pareja de Rosario Robles, se le vincula con los delitos de extorsión, fraude específico, falsificación y uso de documentos falsos

El nombre del argentino Carlos Ahumada resurgió esta semana luego de que un juez federal le negó una solicitud de amparo, esto coincide con la detención de quien fuera su pareja y cómplice en la difusión de los videoescándalos con los que el empresario y la entonces dirigente nacional del PRD, pretendieron descarrilar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador hacia la Presidencia en el 2006.

Al argentino Carlos Ahumada se le vincula con los delitos de extorsión, fraude específico, falsificación y uso de documentos falsos.

Ahumada había dicho que no hay ninguna posibilidad de que esta averiguación pueda generarle un problema.

Explicó que por esa esa denuncia, del año 2013, le han dado tres amparos en los que se han demostrados las inconsistencias en la investigación en su contra.

Además, una de las pruebas a su favor es un pagaré que fue revisado por peritos de la Corte Suprema de Argentina, en presencia de los peritos de la PGR, y que se demostró que no era un documento falso, un pagaré con la firma de Rosario Robles.

Pero recientemente, el juez Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, titular del Juzgado Décimo de Distrito de Amparo en materia Penal, desechó por “notoriamente improcedente” el amparo que interpuso Ahumada al haberlo presentado de manera extemporánea.

Con esta decisión la Fiscalía General podrá seguir el juicio en contra de Ahumada Kurtz, y eventualmente citarlo a declarar o incluso solicitar una orden de aprehensión en su contra, aunque el empresario ya reside en Argentina.

Rosario Robles señala que Ahumada Kurtz tomó su firma de un documento en blanco para inscribirla en un pagaré apócrifo fechado el 1 de agosto de 2003 por lo que pretendía cobrar con este documento un préstamo que le hizo al PRD, cuando Rosario Robles era su dirigente.

Ahora, el semanario Proceso saca nuevamente a la luz un reportaje que sacó en el 2014 en el que documentó los negocios que tiene el empresario argentino en México, entre los que destacan las mineas La Suriana y Beneficiadora de Minerales Temixco, en el estado sureño de Guerrero.

Desde la década de los ochenta, el empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz incursionó en el sector minero de Guerrero con el apoyo del entonces gobernador José Francisco Ruiz Massieu.

En aquella época, Ahumada instaló una planta llamada La Suriana en el poblado de Achotla, municipio de Arcelia, en la región de la Tierra Caliente de la entidad, a pesar de que se desconoce si esta mina sigue en operación, veinte años después Ahumada vuelve a generar polémica luego de que Proceso dio a conocer que la oscura minera Beneficiadora de Minerales Temixco, también ubicada en Arcelia, es de su propiedad, de acuerdo a fuentes oficiales.

Desde principios de septiembre de 2016, la minera Beneficiadora de Minerales Temixco permanece cerrada luego de que, según el gobierno estatal, la banda de El Tequilero -afincada en el municipio de San Miguel Totolapan- secuestró a ocho trabajadores y el hijo de la contadora de la empresa.

Las nueve personas vinculadas a la minera de Temixco fueron liberadas tras el pago de un rescate y una de las víctimas murió ahogado en las aguas del río Balsas, informó oficialmente el gobierno estatal.

Con este caso, suman dos las empresas del sector minero cerradas en el municipio de Arcelia, luego de que, en febrero de 2015, la empresa belga Nyrstar NV suspendió las actividades en la mina de Campo Morado ante la falta de seguridad generada por la confrontación que mantienen grupos criminales por el control de esta zona.

En ese entonces, los directivos de la mina de Campo Morado emitieron un comunicado para anunciar el cierre de esta minera donde se invirtió poco más de 200 millones de dólares donde textualmente señalaron: “La producción se ha interrumpido intermitentemente desde el 13 de noviembre 2014 debido a cuestiones relacionadas con la seguridad en la región. Esto se debió inicialmente a que activistas no afiliados a un sindicato bloquearon la entrada a la mina y ahora debido a que los contratistas y trabajadores mineros sindicalizados son objeto de intimidación sistemática”, indica el boletín de la empresa extranjera, da a conocer Proceso.

Ahumada y Ruiz Massieu

Documentos oficiales y reportes periodísticos dan cuenta de la historia de Ahumada, sus proyectos de inversión minera en Guerrero y su relación con políticos que lo beneficiaron en ese entonces como el extinto exgobernador José Francisco Ruiz Massieu, padre de Claudia Ruiz Salinas.

En 2004, el periodista Sergio Flores, actual asesor en medios del gobernador Astudillo, publicó un texto donde da referencia del respaldo político que recibió Ahumada para afincarse en el municipio de Arcelia y la historia de su adquisición de la minera La Suriana.

El reportaje señala que, en 1988, apoyado por el exgobernador, José Francisco Ruiz Massieu y el procurador de Justicia estatal, René González de la Vega, Carlos Ahumada Kurtz “sentó sus reales en Guerrero como empresario minero y agrícola”.

En 1989, Ahumada compró a Grupo Peñoles una mina de oro y plata en la comunidad de Achotla, a cuatro horas de la cabecera, a la que nombró La Suriana y el propio Ruiz Massieu viajó a Arcelia para inaugurar la minera, indica el reportaje del actual funcionario de la administración de Astudillo.

Flores enfatiza que, a sus 25 años, Carlos Ahumada contó con el respaldo de su amigo el poderoso exgobernador, José Francisco Ruiz Massieu y el exfiscal en ese entonces, René González de la Vega.

Luego, explica la forma como Ahumada en 1990, fue obligado a salir del país luego de que su hermano Roberto fue denunciado públicamente por defraudar con 36 millones de pesos a un grupo de ahorradores.

Incluso, refiere que dos días después de la noticia del fraude, personal de la Secretaría de Hacienda llegó a la minera La Suriana y clausuró la empresa.

En 1994, los hermanos Ahumada Kurtz regresaron a México y fueron detenidos y encarcelados por un corto tiempo porque luego fueron liberados.

Hasta el momento, Carlos Ahumada sigue operando negocios en Guerrero donde la actual clase política, entre ellos el gobernador Astudillo y su secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame, se formaron al amparo de Ruiz Massieu.

(Con información de Proceso)