Foto: Especial
Las pruebas periciales toxicológica, proctológica y de forzamiento dieron negativo, lo que, desde su óptica personal, echa por tierra la versión de su acusador

CIUDAD DE MÉXICO.- El diputado morenista Saúl Huerta aseguró que en la carpeta de investigación iniciada en su contra por el presunto delito de abuso sexual en agravio de un adolescente, no existe prueba alguna que lo incrimine y reiteró que es víctima de un complot.

En una segunda entrevista concedida al periodista Juan Francisco Rocha, el legislador que fue separado del grupo parlamentario de Morena tras el escándalo por el que será sometido a un juicio de desafuero, dijo que todo se trata de una “infame calumnia”.

Según él, ya tuvo oportunidad de revisar la carpeta de investigación y no encontró prueba alguna que lo incrimine. Las pruebas periciales toxicológica, proctológica y de forzamiento dieron negativo, lo que, desde su óptica personal, echa por tierra la versión de su acusador.

Por eso insistió en que todo se trata de una “infame calumnia” y los medios ya me lincharon, se quejó.

El diputado refirió luego que dos semanas antes de los hechos conoció a la familia del presunto agraviado.

“Les llevé una despensa y la mamá me pidió ayuda porque su esposo estaba enfermo de covid-19. Me comentó su hijo y su hermana podrían ayudarme. Yo accedí. La señora me pidió que tomáramos fotos y así lo hicimos. Son las mismas fotos que se hicieron virales después”.

Sobre el día de la supuesta violación, el diputado Huerta comentó que como salieron tarde de la Cámara de Diputados decidió pasar la noche en un hotel de la colonia Juárez.

“Cuando llegamos al hotel le dije que alquilaría dos habitaciones, pero él (su acompañante) me dijo que no tenía caso, que sólo pasaríamos una noche. Yo actué de buena fe”, relató.

Sobre el supuesto abuso sexual, aseguró que no hubo tal. “El un joven de 1.75 1.80 metros de estatura, que bien pudo defenderse. “¿Por qué no opuso resistencia?,” se pregunta y él mismo responde: “Porque nunca acontecieron los hechos que él dice”.

Huerta añadió que tiene la conciencia tranquila, aunque reconoció que está preocupado porque todo esto afecta su imagen, a su persona.

“Todo fue orquestado, se trata de un gran complot de gente que esta atrás, pues hay cosas que no cuadran. Por ejemplo, la narración que hace el joven, cuando eres víctima ni siquiera te das cuenta, más que de lástima asume una actitud de triunfo. Por eso digo que se trata de un complot para afectarme”, reiteró.

Y pidió a la sociedad le brinden la oportunidad de defenderse en un juicio justo donde se respete la presunción de inocencia.

“Estoy dispuesto a enfrentar a la justicia, me someteré a todos los llamados, confío en las instituciones y en la justicia”, subrayó.

Por cierto, este día el joven denunciante abandonó el hospital psiquiátrico donde fue internado después de la presunta agresión de la que fue objeto.