Fotos: Vanguardia/Jetza Múzquiz
A pesar de lo violento del choque, no hubo lesionados de gravedad

Cuando se dirigían a su trabajo, un grupo de personas sufrieron el susto de su vida, pues el coche que compartían fue impactado por un camión de ruta urbana, que proyectó el compacto contra la base de una luminaria.

Juan Benjamín Torres conducía una combi de la ruta 17 por el bulevar Santa Elena, del fraccionamiento Santa Elena, deteniendo su marcha para bajar pasaje en el cruce con Santa Cecilia.

Por el bulevar circulaba un Jetta donde iban cinco trabajadoras de una planta del complejo industrial de Derramadero, los cuales para economizar compartían el auto, yendo de oriente a poniente para tomar la carretera 54.

Al pasar junto a la ruta urbana, Juan arrancó para incorporarse al carril derecho, sin tener la más mínima precaución y golpeando al Jetta mandándolo contra la base del arbotante.

Vecinos llamaron de inmediato al 911 para solicitar la presencia de una ambulancia y a las autoridades de tránsito municipal para que tomaran conocimiento.

Paramédicos de bomberos valoraron a los involucrados en el accidente y descartaron que alguno de ellos presentara alguna lesión que pudiera poner en riesgo su vida, por lo que no hubo necesidad de trasladar a nadie a alguna institución médica.

El concesionario de la ruta urbana acudió para hacerse responsable por los daños ocasionados por su trabajador, llegando a un convenio con la parte afectada para la reparación de los daños, así como para asumir responsabilidad por cualquier cuadro médico.