Foto: Internet
De acuerdo con los mejores chefs internacionales, un buen omelette es suave de textura y con una cocción tierna por dentro; hay muchas técnicas para lograrlo, y aquí te dejamos algunos trucos para que lo intentes en casa

Todos hemos comido omelette en algún momento de nuestras vidas, muchos también hemos intentado hacer el nuestro en casa, aunque la mayoría de las veces no sale como esperábamos. En un artículo publicado por Mary-Frances Heck de la Revista Food & Wine, la editora de alimentos contó algunos de los secretos mejor guardados para lograr: el omelette perfecto.

“Antes de ser editora de alimentos en Food & Wine, cociné MUCHOS huevos. Como muchos niños interesados ​​en cocinar, romper huevos fue una de las primeras cosas que mi mamá me enseñó a hacer. En la escuela secundaria, los huevos eran una comida confiable que podía prepararme después de practicar voleibol. Trabajé en el comedor de mi universidad, donde aprendí a manejar cuatro parrillas a la vez. Entonces, cuando llegó la hora del temido ‘Día del Huevo’ en la escuela culinaria, resultó no ser tan malo. Toda esa práctica había consolidado mi conocimiento de cocinar correctamente los huevos, o eso creía yo”, asegura Mary-Frances.

Continuando con su relato, la editora habla sobre aquel momento en donde todo su unverso se convirtió en lograr un omelette bien hecho. “Unos años más tarde, trabajando en un libro de cocina para Lucky Peach, comencé a apartarme de la forma prescrita de hacer huevos. Hicimos más de 100 recetas de huevos para el libro, y la experiencia para siempre "nubló" mis. Rompí miles de huevos en una búsqueda de las últimas versiones de revueltos, fritos, escalfados y tortillas, y profundicé en el mundo gloriosamente amplio de preparaciones globales de huevos. Y fue en esta búsqueda para entender las culturas de comer huevos del mundo que comencé a hacer omelette con palillos chinos”.

Foto: Internet

Así es, al parecer uno de los trucos para lograr la consistencia perfecta de un omelette, radica en utilizar palillos chinos al revolver el huevo con los ingredientes que llevará al interior. “Si bien no soy la primera persona en usar palillos chinos para hacer un omelette, estoy totalmente convencida de que son la herramienta que mejor ha mejorado mi ‘Día de Huevo’. Si no manejas los palillos con regularidad, usarlos como herramienta de cocina puede requerir algo de práctica, pero una vez que aprendes a hacerlo, se vuelven tan indispensables como cualquier espátula o par de pinzas que ya amas”, concluye Heck.