Acompañados de una botarga de Pinocho, quien representa las falsas denuncias que presentan las ex parejas, los padres protestaron contra la burocracia judicial de que son objeto. Foto: La Jornada
Padres de familia realizaron una protesta en los juzgados de lo familiar, para exigir a los jueces se cumplan con las sentencias de convivencia y, en caso contrario, se multe a quien tenga la patria protestad y evita este acercamiento

Ciudad de México. Con pelotas de colores, donde escribieron el nombre de sus hijos, el expediente del caso y una frase amorosa, padres de familia realizaron una protesta en los juzgados de lo familiar, ubicados en la avenida Niños Héroes, para exigir a los jueces se cumplan con las sentencias de convivencia y, en caso contrario, se multe a quien tenga la patria protestad y evita este acercamiento. 

Acompañados de una botarga de Pinocho, quien representa las falsas denuncias que presentan las ex parejas a los jueces par que “nos señalen como personas peligrosas e impidan convivir con nuestros hijos”, denunciaron la burocracia judicial de que son objeto. 

“Muchos tenemos entre dos y ocho años de no ver a nuestros hijos, por las falsas acusaciones en nuestra contra o, porque también le han hecho pensar a ellos que los abandonamos, que no los queremos, sin darse cuenta del daño psicológico, que les están causando”, comentó Juan Márquez Zea. 

La única respuesta que hemos obtenido por los jueces para solucionar esta situación, dijo, es que “solicitemos una promoción, cuya respuesta tarda en promedio un mes y requiere la contratación de un abogado, cuyos servicios mensuales pueden ascender a cuatro mil pesos, imposibles de pagar para muchos”. 

Algunos jueces advierten a la pareja de una multa de hasta 20 días de unidad de cuenta, equivalente a mil 509.80 pesos, pero nunca la aplica, aunque “no buscamos un castigo económico, sino sea un antecedente de la negativa que enfrentamos para ver a nuestros hijos”, explicó. 

El Tribunal de Justicia de la Ciudad de México ha mostrado nulo interés y una actitud inepta e ineficiente hacia la atención de los reclamos de los papás, que “somos la mayoría que no contamos con la custodia de nuestros pequeños”, por lo cual se lleva a cabo esta tercera manifestación. 

La primera, recordó, se realizó en agosto, en los juzgados ubicados en Plaza Juárez y la semana pasada se hizo otra aquí en Niños Héroes, acompañado de Pinocho, quien representa también el derecho a convivir con nuestros hijos y acabar con esos falsos señalamientos de que los abandonos o no nos importan. 

Mientras, la presencia de un monstruo obedece a que tienen “atrapados a nuestros hijos en una maraña burocrática y no piensan en los daños que les están causando”; y, en las pelotas colocadas en las jardineras escribimos una frase diciéndoles cuánto los queremos y extrañamos.