Foto: Tomada de Internet
Es mucho más fácil obtener ayuda temprano y prevenir grandes divisiones en un matrimonio que tratar de corregirlo cuando las cosas han salido realmente mal

Las parejas pueden necesitar ayuda en cualquier etapa de una relación. Pero el hecho de que puedan necesitar asesoramiento profesional desde el principio no se le ocurre a la gente de forma natural, dice la terapeuta y autora Jen Elmquist, aunque estar juntos es algo nuevo que a veces requiere de muchos ajustes, buen humor y buena voluntad.

"Para cuando la gente llega a mí, no siempre es demasiado tarde, pero tenemos que trabajar mucho para llevarlos a un lugar mejor", dijo.

"Me gusta el concepto de medicina preventiva para la relación. Si las cosas no van bien, no hay razón para esperar, excepto que tengas miedo o estés inseguro o triste. Quizás ni siquiera sabes que hay ayuda ahí afuera para ti. Hacer el trabajo preventivo temprano, ya sea educación o lidiar con un problema de inmediato, en lugar de dejar que se demore, es la clave para tener una relación que pueda llegar lejos", dijo.

Elmquist, terapeuta y cuyo libro "Relationship Reset" acaba de ser lanzado, sabe personalmente y no solo profesionalmente que las parejas pueden luchar incluso cuando su unión es joven. Ella y su esposo, Jess, enfrentaron problemas tempranos en su vida juntos, y su matrimonio estaba en grave peligro hasta que buscaron ayuda y se comprometieron a trabajar en equipo. Ese matrimonio ha perdurado ahora más de 25 años, pero su mantenimiento es un proceso continuo para una relación sólida, comentó.

En su libro, Elmquist relata las consecuencias de buscar ayuda y seguimiento: "Hemos tenido temporadas de grandes ganancias y tiempos de distintas pérdidas. Hemos experimentado la alegría de la familia y los amigos. Hemos llorado la muerte de familiares y amigos, y también hemos navegado las tensiones de estos. Hemos logrado metas significativas, abandonado sueños improductivos y carreras reorganizadas. Hemos movido, construido, vendido, simplificado y llenado álbumes de memorias con momentos ordinarios y aventuras épicas. No lo hemos hecho perfecto, correcto, o en limpio a la primera vez.

"El amor es complicado, y lo hemos hecho juntos una temporada a la vez. A pesar de todo, hemos confiado en el proceso y creemos el uno en el otro y el uno para el otro como administradores de las almas de los demás. Y aún no hemos terminado —todavía estamos persiguiendo el sol".

Nosotros hablamos con Elmquist sobre la importancia del mantenimiento y la prevención temprana en el matrimonio. Esta entrevista ha sido editada para mayor claridad y duración.

Nosotros: ¿Fue realmente importante para usted algún mensaje cuando escribió el libro?

Jen Elmquist: Hay algunos factores motivadores detrás de lo que estoy haciendo, pero uno es desestigmatizar la salud mental y el que las parejas reciban ayuda.

Yo diría que una relación no es diferente de nuestra salud física y financiera. No viviría toda mi vida sin ver a un médico y tampoco esperaría toda la vida y retirarme sin haber consultado a alguien que me ayude con mis finanzas. Creo que las relaciones son muy similares a eso, y funcionan entre más pronto se esté dispuesto a comunicar y obtener algún tipo de apoyo ... tal vez sea leer un libro o hacer algo en línea, o ver a alguien: un mentor en su iglesia o comunidad.

Esto ayuda a tener una visión desde fuera de una relación y también a aprender lo que no sabes.

N: ¿Qué es tan desafiante para las parejas que comienzan?

JE: Los primeros días preparan el escenario, no solo para la base de la relación a largo plazo, sino para los problemas que surgen y que son inevitables porque son naturales en toda relación. Las parejas pueden necesitar ayuda para entender cosas específicas, comenzando con lo que es normal en una relación. Algunas veces lo que es normal se interpreta como un problema y luego se convierte en uno.

N: Entonces, ¿qué es normal?

JE: Lo primero es el cambio. Una relación cambia, y el comienzo de los cambios se ve en los primeros 18 meses, tal vez en que esos químicos del buen humor comienzan a desaparecer y cada uno no se siente atraído de la misma manera que cuando comenzó. Eso es normal.

También hay cambios que las parejas pasan por las etapas de la vida natural. Las relaciones cambian una vez que traes niños a una familia, lo cual es un cambio dramático para la mayoría de estas, entonces, el cambio es grande.

El otro es el conflicto. Una gran investigación muestra que todas las parejas van a tener tres o cuatro conflictos que van a llevar consigo por largo tiempo y no se resolverán. Ahí es que se debe aceptar el no estar de acuerdo. Si estás con fulano, vas a tener un problema. Si dejas a fulano por otro, vas a tener problemas con este otro también. Entonces, encontrar un nuevo compañero no cambia ese hecho porque los conflictos son normales.

Una vez que entiendes que el cambio es normal, lo sentirás y te resultará incómodo. La relación cambiará de versiones a lo largo de los años pero el conflicto es normal. Tendrás que aprender a hacerlo realmente bien. En realidad puedes hacer cosas, así que el cambio no es tan difícil en tus relaciones, lo cual es realmente enriquecedor.

La parte inicial de una relación se trata de crecer juntos, ya sea que se casen a los 20 o a los 40 años, todavía tienen que crecer juntos en esa relación.

Otra cosa que creo que es crítica son los patrones.

N: ¿Hay diferentes tipos de patrones?

JE: Todos tenemos patrones de drama y patrones duraderos: que son los roles que desempeñamos en nuestra infancia cuando crecimos en nuestra familia. Y cuando nos juntamos en relaciones íntimas, asumimos fácilmente estos roles: jugamos al solucionador, o jugamos a la víctima, o hacemos de perseguidor. Tendemos a jugar un papel en la relación con nuestro compañero, y así desarrollamos un patrón.

Estamos haciendo lo mismo una y otra vez. Eso es muy natural en una relación y por ello se termina encontrando la homeostasis, que es un equilibrio o esa zona de confort. Pero se vuelve monótono y esto puede desgastar una relación.

N: ¿Qué puede hacer una persona para fortalecer una relación desde el principio?

JE: No entramos en una relación con socios perfectos y es posible que nunca lleguemos a ser uno, pero podemos convertirnos en uno mejor. Mucho de eso es cómo uno puede manejarse a sí mismo: el cómo se manejan sus emociones y sus propios pensamientos y los comunica con su pareja de una manera que él o ella pueda escuchar y mantener una conversación.

Escuchamos una y otra vez "comunicación, comunicación, comunicación". Pero esa primera relación, la suya con su cónyuge, es uno de los lugares más importantes en que comienza la comunicación. Si no puedo entender mis propias emociones y comunicarlas claramente con mi pareja, es allí donde comienza el colapso dentro de una relación. En el libro, me refiero a los "doctores mentales". Uno puede ser el cambio que desea ver en una relación al aprender a trabajar con su propia mente.

Te puede interesar

N: También escribes sobre "constructores de músculo". ¿Qué es eso?

JE: Esas son las cosas que las parejas deben hacer juntas para fortalecer y estabilizar su relación. Aquí doy un ejemplo: hay un poco de investigación que dice que si besas a tu pareja durante seis segundos o más, en realidad se crea una intimidad más profunda que un beso rápido en la mejilla o uno al salir de casa.

En realidad es increíble; puedes sentir que todo tu cuerpo se relaja mientras cedes a esa conexión física de una manera realmente diferente.

Otra cosa simple es la oración para las parejas. ¿Cómo rezar juntos, ya sea en algo específico para la fe o en la forma en se medita sobre la relación? Ese tipo de conexión espiritual vincula una mayor longevidad a la relación.

N: ¿Tienes modelos a seguir de estas cosas?

JE: Mis abuelos se conocieron en la década de 1940, justo cuando mi abuelo se dirigía a la Segunda Guerra Mundial. Tuvieron una de esas relaciones queridas por más de 60 años. Tal vez una década después de que mi abuela falleciera en 2003, estaba hablando con mi abuelo y él me dijo: "Yo fui la última persona a la que le dijo algo antes de fallecer. Lo último que me dijo fue: '¿Y tú, cómo estarás?' Así fue como me amaba y así nos amamos".

Me gusta el acrónimo de: "¿Y tú, cómo estarás?" Es la manera de estar basado en una relación y en el otro. Miren el uno al otro cada día y digan: "¿Y tú, cómo estarás?" Si tenemos esa reciprocidad, lo que estamos diciendo es que tú me importas mucho, puedo ponerte primero o hacerme a tu lado para tu mayor bien".