Archivo
La Conaliteg, junto con las empresas de gobierno, imprime 20% de los textos, el 80% restante corresponde a impresores particulares

Para cumplir con su labor de producir alrededor de 180 millones de ejemplares, la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg), recibe apoyo de empresas de gobierno y privadas, según informó Miguel Antonio Meza Estrada, director general de la Conaliteg: “Por ejemplo, Talleres Gráficos de la Nación produce libros de texto pero también una empresa que se llama IEPSA, entonces juntos producimos alrededor de 12 o 18 millones de libros por semestre, estos no alcanzan, se necesitan más libros, entonces lo que se hace es que se contrata mediante licitación pública a empresas privadas, asegura Miguel Antonio Meza Estrada, director general de la Conaliteg.

La Conaliteg, junto con las empresas de gobierno, imprime 20% de los textos, el 80% restante corresponde a impresores particulares.

“Hay empresas que imprimen 200 libros, por ejemplo, imprimen 10 mil libros de algunas materias específicas, pero también pueden imprimir 400 mil libros o una cantidad similar”, destacó Meza Estrada.

Las contrataciones se hacen mediante licitaciones, en ellas pueden participar todas las empresas que así lo deseen, no se excluye a ninguna.

“Normalmente lo que hacemos es que avisamos a la cámara de las Artes Gráficas que viene una licitación, ellos avisan  a sus agremiados , luego se sube a Compranet y se da un periodo de exposición de 10 días”, aseguró  el director general de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos.

Los proveedores interesados ofrecen sus precios. Y a partir de los precios más convenientes se toma la decisión de asignar las partidas o bien puede ser por precios de referencia, el que dé el mejor precio respecto al precio de referencia o bien por subastas hacia abajo o hacia arriba según sea el caso”, detalló.

En caso de no presentarse propuestas, las licitaciones se declaran desiertas.

“Y cuando no hay participantes la ley prevé, en el Art. 41, que se pueden hacer asignaciones”, aclaró.

En las cuatro licitaciones realizadas este año participaron alrededor de 40 empresas, la mayoría ubicadas en estados del centro del país.

A editoriales alejadas de los almacenes de la Conaliteg en Querétaro y Tlalnepantla, donde deben entregar los libros, no les conviene.

“Hay algunas que por cuestiones de ubicación, pues están muy lejos, entonces les cuesta mucho el transporte del traslado de los libros cuando participan”, acotó.

Con el apoyo de impresores privados, la Conaliteg avanza para que los libros lleguen a tiempo a los estudiantes.

NIEGA AMLO RETRASOS

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en días pasados negó rotundamente que haya un retraso en la entrega de libros de texto de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El mandatario aseguró que los libros "estarán a tiempo" y que "no será necesario el uso de versiones electrónicas".

Asimismo, reveló que los textos "se están haciendo a menor precio pero de mejor calidad".

Ante el retraso en la entrega de libros de texto gratuitos, en las entidades ya preparaban un plan B para garantizar el arranque del ciclo escolar 2019-2020, el próximo 26 de agosto.

El plan B se trata de una guía digital para maestros, la cual tendría los contenidos oficiales de la Secretaría de Educación Pública.

SE ENTREGARÁN EN ‘TANDAS’

Aunque la distribución de los libros de texto gratuito continúa desfasada de su calendario habitual –se entregaban en las escuelas antes del fin del ciclo escolar previo– los materiales educativos comenzaron a llegar esta semana a zonas urbanas, pero en tandas y con paquetes incompletos, señalaron directores y docentes de educación básica de diversos estados.