La prueba puede ser PCR o de antígeno, siempre y cuando se realice en un máximo de 72 horas antes del vuelo. Foto: Tomada de Internet
La prueba puede ser PCR o de antígeno, siempre y cuando se realice en un máximo de 72 horas antes del vuelo

Desde este martes 26 de enero, cambiaron los requisitos para las personas que desean viajar a Estados Unidos. A partir de hoy, las personas que tengan dos años o más deberán presentar una prueba negativa de COVID-19 para poder ingresar al vecino país del norte.

La prueba puede ser PCR o de antígeno, siempre y cuando se realice en un máximo de 72 horas antes del vuelo.

Los CDC no recomiendan volver a hacerse una prueba de detección dentro de los tres meses posteriores a recibir un resultado positivo en una prueba viral, siempre y cuando no tenga síntomas del Covid-19. Si ha recibido un resultado positivo en una prueba viral en los últimos 3 meses, y ha cumplido los criterios para finalizar el aislamiento, puede viajar con la documentación de los resultados positivos de las pruebas virales y una carta de su proveedor de atención médica o de un funcionario de salud pública que indique que ha sido autorizado a viajar. El resultado positivo de una prueba y la carta se denominan "documentación de recuperación".

Resultados positivos

Si un pasajero decide no presentar los resultados de la prueba ni la documentación de recuperación, la aerolínea no lo autorizará a abordar el avión. Las personas cuyas pruebas dan un resultado positivo o que presentan síntomas antes de salir deben aislarse voluntariamente y postergar su viaje hasta que se hayan recuperado del Covid-19. Las aerolíneas deben impedir el embarque de cualquier persona que no presente la prueba de detección del Covid-19 con resultado negativo ni la documentación de recuperación.

En caso de más de un vuelo

Si llega a Estados Unidos en un vuelo directo, debe realizarse la prueba dentro de los tres días previos a la salida del vuelo.

Si llega a los Estados Unidos a través de uno o más vuelos de conexión, debe hacerse la prueba en los 3 días anteriores al primer vuelo de su itinerario, pero solo si los vuelos de conexión son parte de una misma reserva con un destino final en Estados Unidos y las escalas no duran más de 24 horas.

Si su vuelo de conexión a Estados Unidos es una reserva separada o una conexión de su itinerario dura más de 24 horas, deberá hacerse una prueba dentro de los 3 días anteriores a que su vuelo llegue a los Estados Unidos.

En caso de demora

Si su vuelo se demora antes de la salida, tendrá que volver a realizarse la prueba si la demora hace que su prueba no cumpla con el requisito del periodo de prueba de tres días antes de la salida.

En caso de vuelo de conexión

Cualquier vuelo que ingrese a los Estados Unidos, incluso si es un vuelo de conexión, exigirá la realización de una prueba antes de la partida.

Viajeros vacunados contra el coronavirus

Todos los pasajeros que viajan a Estados Unidos en avión, independientemente del estado de vacunación, deben presentar una prueba de detección del Covid-19 con resultado negativo o la documentación de recuperación.

Después del viaje

Los CDC recomiendan que los viajeros se hagan una prueba de detección 3 a 5 días después del viaje y que se queden en casa o cumplan una cuarentena voluntaria en otro lado por 7 días después del viaje. Incluso si el resultado de su prueba es negativo, quédese en casa los 7 días indicados. Si no se realiza una prueba de detección, lo más seguro es quedarse en casa por 10 días.

Todos los viajeros (incluidos aquellos que se recuperaron del Covid-19) deben recordar usar una mascarilla, mantener una distancia de al menos dos metros de las personas que no viven en su casa y lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos después de sonarse la nariz, toser o estornudar y antes de comer. Los viajeros deben controlar los síntomas del Covid-19 y tomarse la temperatura si no se sienten bien. Cualquier persona enferma con síntomas del Covid-19 debe aislarse y postergar los próximos viajes.

Viajeros con prohibición de entrada

Existen varios decretos presidenciales que establecen restricciones para el ingreso de determinados viajeros a suelo americano, con el propósito de ayudar a desacelerar la propagación del virus.

Excepto en situaciones específicas, las personas extranjeras que hayan estado en alguno de los siguientes países en los últimos 14 días no podrán ingresar a los Estados Unidos: Sudáfrica, China, Irán, Espacio Schengen de Europa (Alemania, Austria, Bélgica, Ciudad del Vaticano, Dinamarca, Estonia, Eslovaquia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Mónaco, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, San Marino, Suecia, Suiza), Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte), República de Irlanda y/o Brasil.