Foto: Tomada de Internet
La moneda mexicana cayó este viernes marginalmente, aunque cerró con un balance semanal positivo

A pesar de la ligera caída del peso mexicano en el día, la moneda logró tocar su mejor nivel desde septiembre de 2018 y en el balance semanal hiló su séptima semana de ganancias, la más larga desde 2008.

El Banco de México informó que el dólar interbancario cerró este viernes en 19.14 unidades, tras caer 0.08 por ciento.

En ventanilla bancaria, el billete verde se vende en 19.45 unidades, según datos de Citibanamex.

Durante la sesión el tipo de cambio del peso con el dólar alcanzó un máximo en 19.1870 unidades, mientras que el mínimo se ubicó en 19.0599 unidades, en el mercado de mayoreo.

De acuerdo con información de Bloomberg, en la segunda semana de operaciones de 2019, la moneda mexicana se colocó como la cuarta con el mejor desempeño dentro de las más negociadas a nivel global, al ganar 1.17 por ciento.

El comportamiento positivo del peso se dio luego de una semana en la que las minutas de la Reserva Federal confirmaron que serán pacientes y flexibles con las medidas que implemente para seguir subiendo las tasas de interés.

Además se benefició de la debilidad del dólar a nivel global, sumado a declaraciones positivas del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, quien prevé que el billete verde siga bajando rumbo a los 19 pesos y "con suerte" más allá.

En reporte de Banco Base señala que el debilitamiento del dólar durante las operaciones del día de hoy se debe a la publicación de la inflación de Estados Unidos, que se ubicó en una tasa anual de 1.9 por ciento durante diciembre, por debajo del 2.2 por ciento en noviembre.

Lo anterior fue resultado de una inflación mensual negativa de 0.1 por ciento, siendo el primer retroceso desde marzo de 2018.

A nivel local la fortaleza del peso estuvo apoyada por la Secretaría de Hacienda, que anunció el jueves la contratación de las coberturas petroleras que aseguran un precio de 55 dólares por barril para la producción nacional de crudo de 2019.

"La continuidad de las políticas económicas ortodoxas asociadas a la prudencia fiscal, tal como la implementación de las coberturas petroleras, envió una señal positiva al mercado, lo que contribuyó a la apreciación del peso en las operaciones realizadas durante la noche (overnight), comentó Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base en el comunicado.