Foto: Especial
Tras un recorte a las tasas de interés, la paridad se ubica en 19.1821 unidades por dólar.

El peso opera con pérdidas en las primeras horas de este jueves. Desde el mediodía de ayer, el tipo de cambio presentó un comportamiento alcista, en espera del anuncio de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) estadounidense. Tras un recorte a las tasas de interés, la paridad se ubica en 19.1821 unidades por dólar.

La pérdida al momento contra su cierre de ayer es de 18.21 centavos. El alza significa una variación intradía de 0.95 por ciento. El cruce de divisas opera entre un mínimo de 19.1445 pesos y un máximo de 19.2790 unidades por billete verde. En el mercado internacional se observa un avance global del dólar.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de esa divisa contra una canasta de seis monedas de referencia, registra un movimiento marginal al alza. La ganancia de 0.05% lo ubica en 98.65 unidades, su nivel más alto del año. Como el peso, otras monedas de mercados emergentes registran pérdidas contra el dólar.

Se tenía prevista una reacción contraria del mercado, pero esto cambió tras la conferencia del presidente del banco central estadounidense, Jerome Powell. El mercado previó que la Fed, que bajó sus tasas 0.25%, las recortaría 0.75% antes del fin de 2019, pero el banco extendió este periodo hasta el primer cuatrimestre de 2020.

"La falta de comentarios que soporten mayores estímulos de la Fed puso presión al peso. El nivel de 19 pesos por dólar había sido roto con el anuncio de bajar las tasas, pero fue durante la conferencia de prensa donde se mostró que la Fed no tiene decidido si habrá otro recorte", dijo Alfonso Esparza, analista de Oanda.

El presidente de Estados Unidos, el magnate Donald Trump, respondió en su cuenta de Twitter al anuncio de la Fed. Se dijo insatisfecho con el recorte, debido a que esperaba uno mayor. Aseguró que hay una falta de competitividad en la Reserva Federal en comparación con los bancos centrales de China y Europa.

En la escala nacional, el peso se ve presionado tras la publicación del Producto Interno Bruto (PIB) trimestral mexicano. La economía del país creció 0.1% y con ello evitó entrar en recesión técnica. Sin embargo, la cifra fue la confirmación de una desaceleración económica que fue admitida por el gobierno mexicano.