Foto: Internet
Se requiere más participación ciudadana, plantea un reporte; eliminar impunidad de poderosos reconstruye la confianza

América Latina vive una crisis de corrupción que no se resolverá sólo con leyes, más regulaciones o comisiones de ética. De acuerdo con un reporte difundido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se requiere mayor participación ciudadana y romper con la inuencia autoritaria de las reducidas élites en la toma de decisiones económicas y políticas.

El Informe del Grupo Asesor de Expertos en Anticorrupción, Transparencia e Integridad para América Latina y el Caribe, encargado por el BID, urge a eliminar la cultura de la impunidad de los poderosos para que la región pueda reconstruir la conanza, revitalizar el crecimiento y la innovación, y sacar de la pobreza a la población más vulnerable.

Ello para evitar la parálisis en las inversiones a futuro ante escándalos de corrupción, establecer un periodo de transición para reexaminar, renegociar o cancelar proyectos. En el grupo participó Armando Lara Yaffar, quien se desempeñó como director general de Tratados Internacionales de la Secretaría de Hacienda, y hoy es socio de impuestos en la firma Chevez Ruiz Zamarripa.

Se pondera que los datos son claros: la corrupción no retrocede en América Latina. De hecho, sus modos son cada vez más complejos. Los sistemas de gobernanza de la región no están preparados para hacer frente a estos desafíos, pues la puntuación media de AL está por debajo de la media mundial. Señala que Latinoamérica tiene una calicación particularmente mala en la aplicación del Estado de derecho, y en materia de seguridad personal y delincuencia común.

Ante ese panorama, se hace un llamado para que los líderes y actores nacionales sean audaces en la promoción y aplicación de reformas de gobierno sistémicas y concretas. Agenda compleja. El informe alerta que se requerirá voluntad política, determinación y perseverancia para afrontar una agenda ardua para los países de la región, así como para sus instituciones públicas y privadas. 

Menciona que aunque algunos países de la región han iniciado algunas reformas anticorrupción, han sido desiguales y parciales. Desafíos. La caída de los precios de las materias primas, los menores espacios de participación ciudadana y el resurgimiento de valores populistas y antidemocráticos también crean nuevos desafíos para los defensores de una gobernanza abierta.