Los operadores de las unidades comenzaron a realizar llamadas a sus patrones y al Comité, solicitando la atención de los supuestos funcionarios. / Archivo
Al ver a las camionetas con la razón social de una empresa neolonesa, sospecharon pidiendo la presencia de autoridades para investigar el caso

Una de tres camionetas con ganado supuestamente enfermo de tuberculosis fue retenida por el grupo Centauro de la Policía Municipal, tras la denuncia por parte de pobladores del ejido La Zacatera ubicado en la carretera a Zacatecas, ya que podría tratarse de un engaño y las reses ser comercializadas para consumo humano. 

Se informó que a las 17:00 horas del miércoles, oficiales ubicaron a uno de los camiones de una empresa de embutidos procedente de NL, con el último de los viajes consistente en 30 cabezas de ganado. 

Conforme a ejidatarios, el personal del Comité para el Fomento y Protección Pecuaria del Estado de Coahuila A.C, realizó visitas al ejido desde hace un mes para vacunar el ganado y que éste pudiera comercializarse en 20 mil pesos. 

Después de 15 días, el veterinario identificado como Pedro Arturo Rodríguez Flores dijo a los pobladores del brote de tuberculosis, por lo cual no era apto para consumirse. 

Sin embargo, al ver a las camionetas con la razón social de una empresa neolonesa, sospecharon pidiendo la presencia de autoridades para investigar el caso, ya que supuestamente por cada ejemplar se les dio mil pesos a los propietarios y fueron alrededor de 300 cabezas. 

El miércoles fueron detenidos por el grupo Centauro cuando el camión y la otra camioneta circulaban con dirección a NL y se les revisó la papelería. De inmediato los operadores de las unidades comenzaron a realizar llamadas a sus patrones y al Comité, solicitando la atención de los supuestos funcionarios. 

La empresa se comunicó con quienes fueron identificados como el ingeniero Rodríguez Charrúa y el licenciado Palomo, que confirmaron la legalidad el traslado. 

ENTÉRESE 
> Un ejidatario informó que el Gobierno Estatal les ofreció 6 mil 500 pesos por sus reses, más lo que les pagara la empresa empacadora. 
> Al final, dijo, su ganado se fue con menos valor de lo que tendría en caso de no haber sido detectado el brote de tuberculosis.