Tres panistas de distintas generaciones escuchan el debate entre los tres contendientes a la presidencia del PAN estatal: Miguel Wheelock, Jesús de León y Mario Dávila. Las elecciones serán el próximo domingo 9 de diciembre de las 13 a las 16 horas. Tomarán la decisión 4 mil 125 militantes.

Trinidad: ¿Cómo ven a los candidatos?

Pancho: Ninguno está a la altura de ayudarnos a superar el daño que nos hizo Memo Anaya por habernos ilusionado con la posibilidad de llegar a la gubernatura en dos ocasiones; y por errores propios nos empinó.

Christian: Pues Wheelock se ve diferente. Fresco, espontáneo y directo. Cómo si no tuviera perro que le ladre.

Trinidad: En eso tienes razón. Wheelock es un llanero solitario con un mérito indiscutible: se ha hecho a sí mismo como empresario de renombre; y como militante siempre ha sido firme para criticar a Memo o Bernardo, que es lo mismo; a partir de un regreso renovado a las raíces fundacionales del panismo.

Pancho (pensativo, sin escuchar a Trinidad): Pues, a partir de este debate, había pensado en apoyar a Chuy o a Mario.

Christian: ¿No crees en la necesidad de un cambio, tío? Tú mismo lo dijiste: Todavía no nos recuperamos de la decepción del periodo anayista. Y Chuy es incondicional de Memo. Y Mario, me aseguran amigos de Monclova, es apoyado por el empresario Alonso Ancira, el morenista Reyes Flores y el priista Ricardo López Campos. ¡Imagínate! Wheelock es la alternativa.

Pancho: ¡Ya no le sirvan, mijo! ¿De cuál fumó? ¿De dónde sacó esa historia de terror?

Christian: ¿Qué pues, tío? Estoy en mis cinco sentidos. Pero ¡míralos! ¡Escúchalos! ¡Ve cómo se tiran Chuy y Mario! Ninguno se conecta con un nuevo PAN. Son más de lo mismo.

Trinidad: Pues más allá de la historia de “jaloguin” del sobrino, Wheelock es el único que habla de reinventar el partido desde una perspectiva ciudadana. Mientras Chuy y Mario insisten en reciclar el PAN a partir de lo vivido con Anaya.

Christian: ¡Ya ves, tío!

Pancho: Mi voto será por aquel que pueda unir a mi PAN partido.

Trinidad: El mío también.

Christian: ¡Vientos!

@Canekvin