El equipo de biólogos y bioquímicos ha trabajado desde 2006 para lograr reproducir las proteínas olfativas / Archivo
Hay estudios que demuestran que un perro entrenado para ello es capaz de detectar que una persona tiene cáncer incluso antes de que las pruebas médicas diagnósticas lo determinen

Una empresa de biotecnología cordobesa ha logrado reproducir las proteínas olfativas que detectan los olores para poder mejorar los métodos de diagnóstico del cáncer identificando las células tumorales por el olor particular que desprenden.

¿A qué huele el cáncer? El director ejecutivo de Canvax Biotech S.L., Elier Paz, ha explicado que no es tan fácil de identificar porque no existe un abecedario de olores pero que “hay estudios que demuestran que un perro entrenado para ello es capaz de detectar que una persona tiene cáncer incluso antes de que las pruebas médicas diagnósticas lo determinen”.

Por ello, el equipo de biólogos y bioquímicos ha trabajado desde 2006 para lograr reproducir las proteínas olfativas del tipo receptores acoplados a proteínas G (GPCR), de las que hay unas 400 en la nariz humana y hasta 1.100 en un perro, con el objetivo de lograr un método de diagnóstico no tan invasivo como las biopsias para determinar de una manera temprana si una persona tiene células tumorales.

“Con los actuales métodos diagnósticos, un 20 por ciento de las personas que se someten a ellos dan negativo” con el coste económico para los hospitales y las molestias que le suponen al paciente: incertidumbre por los resultados o dolor por la intervención.

Paz señala que la reproducción de este tipo de proteínas olfativas es una de las seis patentes que la empresa ha logrado en sus nueve años de existencia y su relevancia es tal porque las GPCR son las responsables de procesos biológicos determinantes tales como que un espermatozoide, guiado por el olor, llegue a un óvulo y lo fecunde.

Por tanto, los avances en esta línea de investigación podrían ser aplicados en otros campos de la medicina como la fertilidad, el diagnóstico de problemas oculares, pero también en materias relacionadas con la seguridad; detección de explosivos o en la industria de la perfumería; para evitar falsificaciones.

Actualmente, los investigadores están midiendo el grado de detección de un olor al que alcanzan las proteínas olfativas que han logrado reproducir en el laboratorio, fase previa a los ensayos clínicos con muestras de orina, fluido a través del cual se podría detectar si una persona tiene cáncer de próstata o incluso de ovarios.

Para ello es indispensable contar con una financiación que permita avanzar con los estudios y pruebas necesarias, algo sobre lo que Paz es consciente de que las instituciones públicas a veces no se dan cuenta de que “los resultados de las investigaciones no se ven en una legislatura pero si no se invierte en I+D+i las desventajas sí que van a notarse y en campos tan sensibles como los avances médicos”.

  El objetivo de Canvax Biotech es llegar a producir un “kit” con estas proteínas olfativas capaz de detectar mediante fluidos si una persona tiene cáncer evitando pruebas diagnósticas invasivas, basándose en el olfato de un perro entrenado.