Plan piloto. Ciudad caminable contempla ampliar el área peatonal de las calles y reducir los carriles para los vehículos. Foto: Vanguardia/Orlando Sifuentes
A través de la colocación de tambos y conos, personal del Implan amplió la zona en la que los peatones pueden estar a salvo

Sobre la calle Ignacio Allende en su cruce con el callejón de Ocampo en el centro de Saltillo, el Instituto Municipal de Planeación implementó ayer viernes un programa piloto cuyo objetivo es hacer una valoración del flujo vehicular contra el peatonal y determinar un punto de equilibrio con la ampliación de las banquetas y reducción de carriles de circulación. 

A través de la colocación de tambos y conos, personal del Implan amplió la zona en la que los peatones pueden estar a salvo. A partir de ahí realizaron durante toda la jornada una serie de valoraciones y opiniones de quienes pasaron por ese punto. 

Bajo la primicia de ciudad caminable, también se colocaron una serie de pendones con el objetivo de informar a la población que estas acciones tienen como fin realizar cambios en esta zona urbana para dar mayor seguridad a los peatones. 

 

Parménides Canseco Hernández, coordinador de Movilidad y Diseño Urbano del Implan, explicó que en la mencionada intervención usaron tres técnicas: la extensión de la banqueta, adelgazamiento de carriles y estrechamiento. 

“Todo esto tiene la intención de facilitar el cruce peatonal, lo que logramos con esto es disminuir el tiempo de cruce de las personas. Los adultos mayores nos comentan que para ellos es muy benéfico porque les queda más cerca la zona segura”, apuntó Canseco. 

Agregó que el Implan no tiene facultades para realizar obra pública, pero con base en los resultados de esta intervención piloto, pudieran hacer una serie de recomendaciones con el fin de hacer las adecuaciones necesarias.