Foto: Twitter
El presidente López Obrador recibió la tarde de este miércoles a Dilma Rousseff, ex mandataria izquierdista de Brasil; por su parte, Sheinbaum la condecoró como huésped distinguida de la CDMX

El presidente Andrés Manuel López Obrador recibió la tarde de este miércoles a Dilma Rousseff, ex mandataria de Brasil.

Adelantó que este jueves será la invitada especial a la ceremonia “México – Tenochtitlán, más de 7 siglos de historia” en el Templo Mayor a las 10:00 horas.

Lo anterior lo informó en un mensaje que subió a sus redes sociales.

“Recibí en Palacio Nacional a la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Mañana nos acompañará en la ceremonia por los 700 años de la fundación de Tenochtitlan”, escribió.

También adjunto una fotografía en la que se observa a Dilma Rousseff usando un cubre boca.

Sheinbaum condecora a Dilma Rousseff como huésped distinguida de CdMx

Esta mañana, en un acto realizado en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno, entregó a la ex presidenta la condecoración de huésped distinguida de la capital, lo que incluye un pergamino y la medalla de reconocimiento. 

Ante Dilma Rousseff, Sheinbaum aseguró que a su gobierno no le vence la mentira ni la calumnia y que les hermana un anhelo de justicia y libertad. 

“Nuestra ciudad es hermosa y hoy, más que nunca, no debemos perder la esperanza en nuestro futuro; nos engrandece recibir a luchadoras sociales que comparten los anhelos de los pueblos de nuestra Patria Grande: libertad, igualdad, justicia, vida digna, derechos plenos, democracia, libertad de expresión. 

“A nosotros como a usted, Dilma, no nos vence la mentira ni la calumnia, nos anima un anhelo, que es el anhelo del pueblo de México y de los pueblos de la Patria Grande, de la América Latina, una Patria justa y solidaria”, manifestó Sheinbaum. 

La mandataria capitalina aprovechó para hablar de la denominada cuarta transformación y destacó que se trata de un nuevo modelo del estado de bienestar, de la economía moral y de ética y de cultura. “Rompimos con el modelo económico que concibe los derechos como privilegios y asumía que la competencia es la ley suprema, y no la solidaridad y los derechos de los más desprotegidos. 

Es un modelo que tiene la certeza que la democracia, la paz, la igualdad, la justicia, la dignidad y la grandeza de nuestra historia construyen una Patria en la que nadie se queda atrás”, señaló. Sheinbaum presumió que en su administración se han logrado nuevas escuelas, becas universales, acceso a la salud, cultura, deporte, y se brinda apoyo a las personas más desprotegidas. 

En tanto, Rousseff, dijo que su partido y el del ex presidente Lula, el gobierno del Partido de los Trabajadores, siempre creyeron que la educación es el camino para salir de la pobreza y la miseria.