Foto: Especial
La nostalgia hizo presas a muchas chicas de los noventas, que ahora son treintañeras, gracias a la presentación de la agrupación en la Arena Monterrey

Monterrey, Nuevo León.- La nostalgia hizo presas a muchas chicas de los noventas, que ahora son treintañeras, gracias a la presentación de los Backstreet Boys.

El grupo se presentó, la noche del lunes, en la primera de sus dos actuaciones en la Arena Monterrey y convirtió el inmueble, de la avenida Fundidora, en una locura.

La boy band, que se encargó de hacer de las suyas hace un par de décadas, regresó con toda la fuerza en su DNA World Tour con el que tocó tierras regias.

Las luces a medias cerca de las 21:00 horas fue el preámbulo de la presencia de los artistas en el escenario, quienes entraron al entarimado seis minutos después.

De acuerdo con la cifra oficial, unas 14 mil personas disfrutaron de la presencia de AJ McLean, Howie Dorough, Nick Carter, Kevin Richardson y Brian Littrell, que marcaron toda una época con sus canciones alegres que invitan al baile y la diversión.

Las fanáticas presentes no podían ocultar la emoción de reencontrarse con sus ídolos o “crush”, pero esa término no existía cuando los Backstreet Boys saborearon las mieles del triunfo.

Algunas admiradoras fueron acompañadas de su pareja porque ya la gran mayoría son mujeres casadas, son esposas y madres de familia, sin embargo eso no fue impedimento para que gozarán el show como en sus años mozos.

Temas clásicos de la banda como: “Everybody (Backstreet´s Back), “I Wanna Be With You” y “The Call”, sonaron fuerte en el inmueble que vivió una noche de gran ritmo y recuerdos.

Los artistas se movieron en el escenario como en sus mejores tiempos y las mujeres no dejaban de gritar “Nick, Nick, Nick”, uno de los Backstreet consentidos.

Brian confesó que se encontraba súper emocionado de reencontrase con el público que no veía hace tanto tiempo.

El coqueto de Nick llamó a Monterrey uno de sus lugares preferidos y agradeció la lealtad de las fans a lo largo de casi tres décadas.

“Oh, por Dios miren este lugar”, señaló Carter ante la concurrencia que esa noche acudió al recinto regio para echar a volar la máquina del tiempo.

La producción estuvo a la altura del espectáculo de la banda y también en las pantallas se presentaron fotografías de los chicos en sus años de juventud.

Los artistas se dieron su tiempo para complacer a las chicas y hasta sacaron una bandera de México que ondearon en honor del país que los ha recibido con los brazos abiertos.

El lunes precisamente se celebró el Día de la Bandera por lo que el acto quedó como “anillo al dedo”.

La última vez que los artistas se presentaron en Monterrey fue hace unos cinco años por lo que el público los esperaba con ansia.

Los chicos también tuvieron la oportunidad de lucirse solos en el escenario y eso estuvo a cargo de Brian y Howie, el primero interpretó Nobody Else y el segundo Chateau.

Los artistas tuvieron gestos de sencillez como Brian quien hasta tomó el celular de una de sus fans para grabarse.