Fotos: Especial
No renuncies a cambiar de aspecto tu cocina por contar con un presupuesto ajustado. Llegó el momento de consentirte un poco y qué mejor manera de hacerlo que cambiando la decoración de uno de los lugares donde pasamos más tiempo de nuestra vida. Checa estas ideas

Sentirse bien, estar bien, vivir de manera saludable, depende no solo de nuestros hábitos, sino del espacio que nos rodea. Las nuevas viviendas se están adaptando para conseguir espacios en los que la sobreexposición al ruido no altere la salud. 

ENFOQUE INTEGRAL

Con esta intención se desarrolló el estudio Well Building Standard el cual durante siete años ha estado experimentando con diseños innovadores para construir un espacio armónico y adecuado a cada estilo de vida gracias a nuevas tecnologías, materiales y distribución de las estancias.

LO MEJOR

El diseño de las casas se enfoca exclusivamente en las personas que ocupan los edificios sin olvidar las características eficientes para el planeta. 

ENTORNO Y SALUD

El entorno que te rodea está ligado a la salud física y mental y el estándar de construcción Well aborda factores que juegan un rol fundamental en la salud cardiovascular: estrés, nutrición, ejercicio y contaminantes ambientales.

SALUD DEL APARATO DIGESTIVO

Las viviendas construidas bajo estas premisas ayudan a reducir los factores que afectan la salud del aparato digestivo. 

El tratamiento de superficies asegura que microbios y toxinas no entren al sistema digestivo a través de los alimentos. Es una nueva opción para quienes desean vivir de manera más sana.

‘Feel good’

Si existe un cambio de la casa que la mayoría de las mujeres queremos abordar antes o después es el de la cocina. Conseguir modernizarla, por ejemplo. O cambiar la encimera para poner una más lucida; o el piso, porque el de la obra inicial de la vivienda es feo; o las paredes, porque el azulejo que tenemos está algo pasado de moda o, simplemente, ‘no dice nada’.

Aunque en realidad, lo que seguro quieres es darle un cambio completo a la cocina. Léase: colocar esos muebles con los que siempre has soñado, poner un piso más moderno, cambiar los azulejos o la pintura, distribuir el espacio exactamente como a ti te gusta…

En efecto, estrenar cocina está en los planes de toda dueña de casa. Pero no te engañes. Supone un gasto que no siempre es asumible ni prudente. Por eso, con frecuencia te resistes aunque te estés quejando del aspecto de la estancia continuamente. Para que eso no suceda más, sigue algunas de estas ideas con las que renovarás tu cocina con un presupuesto muy ajustado.

Muebles a buen precio

No tienes por qué gastarte el sueldo del año en los muebles. En muchos espacios de decoración tienes muebles que se venden en bloque, los módulos van juntos y no por separado. Así, salen más económicos. Son los denominados kit de cocina. Otra opción es cambiarlos por partes. Por ejemplo, empieza por los de arriba. O cambia sólo los frentes de las puertas.

Renuévalos

No cambies los muebles si los tuyos están bien, aunque pasados de moda. Una solución muy sencilla y tremendamente efectiva es pintarlos. En la actualidad existe una buena variedad de productos que además son fáciles de aplicar. Puedes elegir entre blanco, negro, vainilla, piedra, chocolate, rojo, mandarina, verde, azul, berenjena.. Los efectos pueden ser lacado o mate.

En el caso de que tus muebles sean de madera, bastará con que les apliques un barniz que conseguirá que brillen de nuevo y luzcan casi como recién comprados.

Cambia los tiradores

Te sorprendería saber el efecto tan renovador que tiene un cambio de tiradores en las puertas de los muebles. Las posibilidades son casi infinitas, aunque lo más recomendable es que trates de combinarlos con algún accesorio de la estancia. Por ejemplo, si los electrodomésticos están en acabado acero, que los tirados también lo estén.

Paredes

Son, con frecuencia, lo que más ‘molesta’. Y tampoco en este punto tienes que conformarte con lo que tienes. Puedes cambiar el aspecto de las mismas con poco presupuesto y menos esfuerzo: vamos, sin hacer obra. Es muy probable que tengas azulejos, lo que puedes hacer para cambiarlos de manera radical es pintándolos. 

Respecto a los colores, ten en cuenta los tonos predominantes en la encimera o los muebles de la cocina, para que no descuadren. Si por ejemplo los colores que predominan son oscuros, mejor opta por tonos más claros para las paredes, para que haya contraste. Lo mismo sucede al contrario.

Encimeras

Sin duda uno de los cambios que más conseguirán transformar el aspecto de tu cocina tiene que ver con las encimeras. A veces basta con cambiarles el color y ponerlas nuevas para que la estancia quede prácticamente irreconocible. La variedad de precios y materiales es sorprendente. A veces no hay que hacer un gran desembolso para poner otra que renueve tu cocina.

Una cocina ordenada

La cocina es usada muchas veces todos los días y por todos los miembros de la familia, lo cual puede ser un dolor de cabeza, ya que es poco probable que todos cocinen, pero seguro que todos desordenan. 

Intenta estos consejos para organizar la cocina:

Organiza con ganchos

Puedes usarlos para colgar delantales, trapos de cocina, gorros, cucharas e incluso ollas y sartenes. Es posible colgar varios de ellos en toda la cocina, junto a la alacena o en las repisas; o también puedes elegir un sector para colgarlos sólo allí, como encima de la isla de la cocina. Todo depende de qué utensilios quieras sujetar en los ganchos.

Almacenar los utensilios

Está claro que no usas todos los utensilios de cocina a diario, sino que hay algunos que son más necesarios e imprescindibles que otros. Así que te aconsejo guardar estos últimos en los cajones y estantes más accesibles de la alacena y dejar los menos necesarios y utilizados en los estantes más altos. Esta es una gran manera de ordenar la cocina y verás cuánto más sencillo será encontrar las cosas cuando las necesites.

Agrupar y ordenar 

Una vez que hayas dividido los elementos según el uso que le das, debes agruparlos. Todas las ollas por un lado con sus tapas, los cubiertos por otro lado y así con todo hasta que cada elemento de la cocina tenga su grupo. 

En los cajones 

Divide los cajones. Puedes comprar los divisores de plástico que se venden en tiendas o bazares o puedes hacer las divisiones tú misma con cartón, madera o recipientes plásticos que tengas en tu casa. Lo bueno de hacerlo tu misma es, por supuesto, que lo haces a la medida de tus necesidades y te da la posibilidad de reciclar algunos materiales en casa.