Foto: Sandra Gómez
El agua que procede del río es objeto de una severa contaminación y se convierte en un vehículo de agentes infecciosos como hongos, virus y bacterias, además de sustancias tóxicas como metales, que son perjudiciales para la salud.

Torreón, Coahuila.- Más de una veintena de pipas iniciaron hoy el reparto de agua potable en 10 colonias del poniente de la ciudad que se quedaron sin el suministro del vital líquido debido el cierre de dos pozos contaminados por a la corriente que arrastra el río Nazas.

El gerente del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento, Xavier Herrera Arroyo, informó que también se canceló la línea de drenaje en todo ese sector, mientras pasa el agua del rio.

Foto: Sandra Gómez

Las colonias afectadas por esta medida son Victoria, Vista Hermosa, San Joaquín, Constancia, Martínez Adame, Nueva Rosita, Plan de Ayala, Maclovio Herrera, Miguel Hidalgo, Cerro de la Cruz y una parte del centro de la ciudad.

"Definitivamente no habrá agua en esos sectores, el Simas lo que evitará es que los usuarios consuman agua contaminada, por esta razón se decidió suspender la extracción de esos dos pozos al detectar la filtración de impurezas en el agua”, manifestó.

Foto: Sandra Gómez

Insistió en que sacar a estos pozos de circulación, es para proteger a los usuarios de agua que no sea apta para el consumo humano, tampoco para servicios, ya que el agua del río al contacto con el manto freático, ocasiona una revoltura de corrientes que se reflejara en el agua extraída.

Explicó que el agua que procede del río es objeto de una severa contaminación y se convierte en un vehículo de agentes infecciosos como hongos, virus y bacterias, además de sustancias tóxicas como metales, que son perjudiciales para la salud.

Foto: Sandra Gómez

El plan de contingencia que prevé Simas, incluye el abasto a estas 10 colonias a través de pipas, actualmente se dispone de 24, pero que el número podría aumentar debido a la colaboración de algunas empresas que se han sumado a este trabajo.

El funcionario estima que al sacar de operaciones estos dos pozos se afecta directamente a más de 30 mil usuarios del Sistema Municipal de Agua y Saneamiento.