Foto: Internet
En la escuela, el futuro dictador se llamaba “Pak Un” y lo describían como el hijo de un empleado en la embajada de Corea del Norte

Los antiguos compañeros de clase de Kim Jong-un luchan por reconciliar sus recuerdos del “buen amigo” que estaba obsesionado con el basketball con la del dictador norcoreano.

De acuerdo a los amigos que hizo mientras estudiaba en una escuela pública germano parlante cerca de Berna, Suiza, la cabeza de estado tenía un buen sentido del humor y una impresionante colección de tenis Nike.

“Era un buen amigo”, declaró Joao Micaelo, quien ahora trabaja como chef en un restaurant de Berna. “Nos divertíamos mucho, juntos. Él era un buen chico. Muchos chicos lo estimaban. Yo no conozco nada de su vida ahora. Todo lo que sé, es el chico que conocí en la escuela”.

Él amaba el basketball. Jugábamos mucho juntos. Me gustaría decirle, que si alguna vez tiene tiempo, por favor me contacte otra vez”.

En la escuela, fue llamado “Pak Un” y era descrito como el hijo de un empleado de la embajada de Corea del Norte. El futuro dictador norcoreano decía estar especialmente entusiasmado por los Chicago Bulls y un buen jugador de basketball, a pesar de tener poca altura y un poco de sobrepeso.

 

 

“Era gracioso”, dijo otro excompañero de clase, Marco Imhof. “Siempre es bueno para la risa. Él también odiaba perder. Ganar era muy importante”.

Otros compañeros de clase estuvieron de acuerdo. “Tenía sentido del humor y se llevaba bien con todos, incluso con aquellos alumnos que venía de países enemigos de Corea del Norte”, dijo uno de ellos al diario alemán Welt am Sonntag.

“La política era un tema tabú en la escuela… discutíamos sobre futbol, no sobre política”.

Un ex guardaespaldas de su ahora difunto padre, Kim Jong-il, dijo que una infancia aislada dejó a Kim Jong-un “estresado” y “explosivo”.

“Estaba estresado y no tenía a nadie con quien jugar”, dijo Lee Young-guk. “Solo había adultos, que educaban y jugaban con él”.

Lee, quien fue uno de los guardaespaldas de Kim durante 11 años, dijo: “Su personalidad era explosiva. Cuando estaba enojado, actuó sin considerar las consecuencias”.

Agregó: “El estaba de mal genio. A él no le importa lo que otros piensen. Ël no siente pena por otras personas. Él hace lo que quiere. Él les gritaría a las mujeres. Él era así”.

Con información de The Independent