AP
Desde el 2010 que no llegaba al partido grande y ya espera a Nadal o a Dimitrov

El suizo Roger Federer rompió su racha de cinco semifinales perdidas en el Abierto de Australia al vencer a su compatriota Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3, y siete años después luchará por su quinta corona en Melbourne.

Federer ganó en tres horas y cinco minutos y se enfrentará en la final del domingo contra el ganador del encuentro de este viernes entre el español Rafael Nadal y el búlgaro Grigor Dimitrov.

La última vez que Federer levantó la copa en estas tierras fue en 2010. Wimbledon 2012 fue el último de sus 17 Grand Slams ganados, y el Abierto de EEUU 2015 la última vez que pisó la final de un grande.

El domingo, con 35 años y 177 días, Federer se enfrentará a la historia, para intentar ganar su partido número 100 en este torneo y de paso convertirse en el segundo campeón más longevo en llevarse un grande, en la Era Abierta, después del australiano Ken Rosewall.