Cortesía
El feminicidio de la pequeña Anita ha movilizado en las últimas dos semanas a contingentes que exigen el alto a los feminicidios y el endurecimiento de penas contra violadores y secuestradores.

Monterrey, Nuevo León.- Tras el asesinato de la menor Ana Lizbeth Polina Ramírez, en la entidad se han realizado una serie de marchas para exigir un  alto a los feminicidios como la que se efectuó éste sábado y fue convocada por CAM-BIO.

De acuerdo con los organizadores del evento unas 400 personas respondieron al llamado de la agrupación fundada por Eliazara Valles, quien demandó a las autoridades solucionar este problema de índole socio-cultural.

Los participantes se reunieron en la Alameda Mariano Escobedo y de ese lugar marcharon hasta Palacio de Gobierno.

Valles solicitó a las autoridades trabajar en conjunto con todos los actores de la sociedad para poner un freno a la violencia de género en contra de las mujeres.

“Tenemos que poner un alto a este problema socio cultural que parece haber rebasado, que ha rebasado a la autoridad”, comentó.

Los manifestantes fueron en su mayoría mujeres aunque también hubo hombres y niños. Los presentes llevaron pancartas con leyendas en contra del feminicidio.

Algunas de las jóvenes presentes ofrecieron testimonio de la violencia que han sufrido, que en ocasiones, incluye el acoso que sufren en las unidades de transporte urbano.

El feminicidio de la pequeña Anita ha movilizado en las últimas dos semanas a  contingentes que exigen el alto a los feminicidios y el endurecimiento de penas contra violadores y secuestradores.

La pequeña fue raptada en calles de la colonia Vistas del Río, en Juárez, el domingo 15 y apareció el martes en un terreno baldío cerca del lugar en donde desapareció.

En relación con el caso fue internado en el Penal del Topo Chico un ex policía, quien fue vinculado a proceso por los delitos de feminicidio y secuestro agravado.

Aracely Chantaka

Columna: Merodeando