Twitter
Varios cientos de personas quedaron varadas en el aeropuerto de Atlanta, que sufrió un repentino corte de luz en todas sus instalaciones.

La cadena vendedora de pollos estadunidense Chick-fil-A se hizo presente la noche del domingo, cuando, por una emergencia, varios cientos de personas quedaron varadas en el aeropuerto de Atlanta, que sufrió un repentino corte de luz en todas sus instalaciones. 

La compañía de comida rápida convocó a sus empleados, y en una maniobra de emergencia, hacia la medianoche llegó para lograr lo que muchos calificaron como un milagro navideño: alimentar a unas dos mil personas. 

Michel Schlact, manager del equipo de beisbol Red Hawks, lo definió perfectamente en su cuenta de Twitter:

"Miles de personas quedaron varadas en Atlanta un domingo por la noche debido a la enorme falla de energía en el aeropuerto. @ChickfilA, que normalmente no abre los domingos, entra en acción para alimentarlos a todos. Eso es increíble. Qué compañía". 

El alcalde de Atlanta, Kasem Reed, agradeció a la compañía el detalle, al igual que lo hizo el aeropuerto de la ciudad.